21 de noviembre de 2018
21.11.2018
In memoriam

Un hombre emprendedor

21.11.2018 | 03:31

D. Alejandro Barral Iglesias, M.I. canónigo emérito de la Sta. Iglesia Catedral de Santiago, nació en O Grove -"terra de mecos"- un 11 de julio de 1930 y fue bautizado el 3 de agosto en la iglesia de San Martín con los nombres de Ernesto Benito Alejandro. Al poco de ingresar en la Universidad "el Señor tuvo a bien llamarme al Sacerdocio". Felices años en el Seminario Mayor (1951-1957), como narraba a sus más cercanos poco antes de fallecer. Nos decía: "Viejos recuerdos compostelanos de las brumas, hendidas por las baladas de la campana de la Basílica Jacobea que nos marcaban, y siguen marcando, las horas de la eterna Compostela". Su paso por la primera parroquia en Santa María de Azogue, o de la Rivera, en Betanzos de los Caballeros, fue corto en el tiempo (1957-1959) y largo en los sentimientos: 2 años, 2 meses y 10 días, a los que se refería como "os amoriños primeiros...". .Se licencia en Historia del Arte en Compostela leyendo su tesis doctoral "Sepulcrun Sancti Iacobi: Toponimia, Arquitectura y Documentación". El Cardenal Quiroga Palacios lo envía a ampliar estudios a la Escuela de Arquitectura de Madrid. Comisario de Arte Sacro y Estadística de la Archidiócesis dirige la restauración de templos y retablos barrocos de toda Galicia. Recordaba con especial afecto su apostolado en Casas Novas en la Iglesia Románica de San Payo del Monte, en el Monte Pedroso, en donde según la tradición del carbonero Cotolay se refugiaba San Francisco de Asís a orar.

Después de siete años como Cura Regente de Santa María la Real de Conxo, en donde dirige la restauración del famoso Santo Cristo de Conxo, como reza el refrán: "vaiche na misa en Conxo", el Cardenal Ángel Suquía lo nombra Canónigo de la Iglesia Basílica del Señor Santiago, presidiendo la Comisión de Cultura del Capítulo Jacobeo.

Conocía y aceptó su enfermedad y supo llevarla con gran entereza. Sabía de su cercana muerte pero no por ello perdió su carácter emprendedor cometiendo, en este tiempo de prorroga, la finalización de varios proyectos y ordenar su vasto legado científico.

O Grove, Compostela y cuantos tuvimos la fortuna de conocerlo y sentir su afecto, lloramos su muerte, que no por esperada, deja de sorprender cuando llega. ¡Qué Dios le tenga en su gloria!

(*) El grovense Francisco Sabell Salgués es un cardiólogo ya jubilado, miembro de la familia Goday y amigo personal de Alejandro Barral

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia