17 de noviembre de 2018
17.11.2018
Pleno extraordinario en Ravella

Vilagarcía destina el superávit al alumbrado del rural y a Matosinhos tras un acuerdo unánime

El Concello invierte 502.000 euros en la segunda fase de reforma de la principal zona escolar de la ciudad y casi 200.000 en renovar 1.330 farolas de la periferia -La oposición cuestiona el alto índice de partidas sin ejecutar

17.11.2018 | 04:02

La corporación municipal de Vilagarcía celebró ayer un pleno extraordinario que se celebró a la una y media de la tarde y se resolvió en cuarenta minutos, dos aspectos para nada habituales en el salón plenario de Ravella. Apenas hubo debate, fuera de algún que otro manido reproche, y los tres asuntos de la orden del día se aprobaron por unanimidad. Así, gobierno y oposición acordaron destinar 700.000 euros de los casi dos millones de euros de superávit de 2017 a la segunda fase de la reforma del entorno de Matosinhos y a mejorar la iluminación en el rural. También hubo consenso a la hora de subir un 2% el salario de los trabajadores municipales para que vayan recuperando el poder adquisitivo perdido en la crisis con motivo del Real Decreto de 2010.

La concejala de Hacienda, la socialista Luz Abalo, se encargó de explicar los proyectos y de aclarar que la celebración del pleno extraordinario se debe a una cuestión de plazos (los pliegos deben aprobarse antes del 31 de diciembre). La oposición, aunque apoyó las propuestas del gobierno, lamentó que no se puedan llevar a cabo más mejoras para los vilagarcianos con dinero sobrante de los presupuestos, pues hasta hace poco solo se podía dedicar a reducir la deuda, algo que siempre ha indignado a la bancada de Esquerda Unida. Ahora el Estado también permite costear inversiones "financieramente sostenibles", pero nada más. "La normativa estatal está limitando la competencia de los concellos", criticó el portavoz de EU, Jesús López.

Por su parte, Gaspar Somoza, de Somos Maioría, consideró "positivo que por fin se pueda invertir dinero de los vilagarcianos" en mejorar el municipio, sobre todo en el rural. La mayoría de los grupos también incidieron en la necesidad de dedicar una mayor atención a las parroquias, especialmente el PP, que en palabras de su portavoz, Elena Suárez, enumeró algunas de sus mociones presentadas en este mandato para mejorar la iluminación de distintas zonas del extrarradio sin que el ejecutivo socialista las pusiese en práctica.

Otra de las críticas de la formación conservadora fue hacia el superávit en sí. "No tiene por qué ser positivo, pues puede ser por falta de gestión", espetó Suárez.

En este sentido también se pronunció la nueva portavoz del BNG, Lucía César Veloso: "El superávit viene de partidas que no se cumplieron. Esperemos que en el próximo ejercicio esto no vuelva a suceder", recriminó al gobierno de Varela.

La concejala de Economía y Hacienda, Luz Abalo, explicó que con los 193.843,69 euros se iniciará la primera fase de renovación del alumbrado público en el rural. Así, se colocarán 1.330 puntos de luz con tecnología led en 23 calles y caminos de la periferia (A Laxe, Rubiáns, Faxilde, Cea, A Torre, Cornazo o Trabanca Badiña). Este cambio permitirá mejorar la calidad lumínica de estas zonas, reducir la contaminación y avanzar en materia de ahorro energético. Además de consumir menos energía, también supondrá un menor gasto para las arcas municipales, concretamente de 69.000 euros anuales.

Abalo justificó la elección de esos 23 viales en concreto por la elevada potencia contratada. "Así también nos evitamos penalizaciones de las compañía eléctricas", dijo.

En cuanto a la segunda y última fase de la reforma de Matosinhos, cuenta con un presupuesto de 502.000 euros y se centra "en la ordenación de espacios verdes, de descanso y ocio". Se renovarán por completo las redes de pluviales y saneamiento, así como las canalizaciones de gas, telefonía, etc. Se sustituirá el pavimento (primará el hormigón), se reformarán las aceras y se actuará en profundidad en el parque. En materia de accesibilidad, se construirán unas rampas entre los edificios para salvar los desniveles existentes.

Ahora está en marcha la primera fase de las obras y la intención del gobierno vilagarciano es que la segunda pueda comenzar a continuación.

Tras adjudicarse el PP la iniciativa de la reforma Matosinhos, el alcalde, Alberto Varela, concluyó la sesión plenaria diciendo que este proyecto de renovación urbana "es fruto del trabajo de este gobierno" y felicitó tanto a la edil de Economía como a los trabajadores municipales.

Todos los grupos de la corporación coincidieron en la necesidad urgente de rehabilitar la principal zona escolar de Vilagarcía (hay cuatro centros educativos) por la que transitan diariamente 4.000 personas y que sin embargo lleva años abandonada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia