27 de julio de 2018
27.07.2018
El BDRI detecta un nuevo ejemplar alimentándose en la costa gallega

La ballena azul se instala en Galicia

También avistaron una jorobada frente a Arousa, rorcuales, delfines comunes, mulares y marsopas

27.07.2018 | 12:54

A finales del año pasado se dio cuenta del avistamiento de varios ejemplares de ballena azul en la costa gallega. Aquello invitaba a la esperanza y el optimismo. Ahora la comunidad científica parece tener claro que este majestuoso animal ha venido para quedarse.

Así lo explica Bruno Díaz, el director del Instituto para el Estudio de los Mamíferos Marinos (BDRI, por sus siglas en inglés), tras descubrir junto a su equipo a un nuevo ejemplar de ballena azul, (Balaenoptera musculus), que puede medir entre 24 y 27 metros de longitud y pesar entre 100 y 120 toneladas, aunque según los expertos algunos ejemplares pueden rozar los 30 metros y las 173 toneladas.

Fue ayer, en la que el biólogo Bruno Díaz considera la jornada de avistamientos más fructífera desde que hace cinco años inició su trabajo de investigación en Galicia, después de haberlo hecho en el Mediterráneo.

Eso con permiso de una reciente jornada de observación en la que fueron localizados alrededor de 3.000 delfines comunes nadando y alimentándose a la altura de las islas Cíes.

El "premio gordo"

Lo que ocurre es que una ballena azul es algo así como el "premio gordo", y más aún cuando además de este ejemplar ayer se documentó la presencia de otro de ballena jorobada, media docena de rorcuales, marsopas y, por supuesto, cientos de delfines, tanto comunes como mulares.



Ese es el resumen de una expedición en la que, lógicamente, lo que más impactante fue la presencia de la ballena azul, un ejemplar juvenil, de ahí que mida "solo" 18 metros, localizado a la altura de la costa coruñesa de Cariño, mientras que la jorobada estaba aguas afuera, frente a la boca de la ría de Arousa.

Hay que recordar que la ballena azul avistada por el BDRI en septiembre del año pasado a unas once millas al noroeste de la isla de Ons medía entre 22 y 24 metros de largo. Y ya entonces desde ese centro de investigación asentado en O Grove se explicó que se trataba de un descubrimiento de enorme trascendencia y repercusión internacional que además confirmaba que Galicia se ha convertido en un observatorio privilegiado para el seguimiento de los cetáceos.

"Algo único"

En aquella ocasión la ballena azul fue detectada junto a cinco ballenas de aleta, once ballenas piloto, 25 marsopas, cientos de delfines comunes y delfines mulares.

Bruno Díaz manifestaba que "lo que está pasando en Galicia con la aparición de cetáceos es algo único, y en el caso concreto de esta ballena azul debo decir que es además fantástico, sobre todo por tratarse de una especie que apenas puede verse en las Azores y que está amenazada en todo el planeta".

Ayer abundaba en eso, para asegurar que "los avistamientos de ballenas del año pasado no fueron casualidad; está claro que esta especie ha decidido regresar a nuestra costa, en la que ya tuvo una fuerte presencia en el pasado pero que abandonó debido a la industria ballenera".

Hay que recordar que además de la ballena azul localizada por el BDRI en septiembre, "un ejemplar enorme, del tamaño de tres o cuatro autobuses", se avistó otro un par de semanas ante en la ría de Muros-Noia.

Desde el 10 de septiembre al 31 de octubre de 2017, en once días de muestreo, se habían visto 60 ballenas entre Finisterre y las islas Cíes. El BDRI destacaba cinco avistamientos de ballena azul, cuarenta de rorcuales comunes, nueve de rorcuales aliblancos, dos de rorcuales norteños y dos avistamientos de ballena jorobada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia