11 de abril de 2018
11.04.2018

El exnovio de la narco Tania Varela sospechaba que el hijastro de Oubiña le asesinaría

Un testigo así lo declaro en el juicio que desde hoy se repite y que continúa mañana con más declaraciones

11.04.2018 | 16:07
Sanitarios atienden a Moñux en 2008. // Efe

Dos meses antes de ser asesinado el abogado Alfonso Díaz Moñux dijo a la Policía que "algún día" lo iban a matar y, sin querer hacerlo constar en su declaración, señaló que cuando esto ocurriera pensaran en "Pérez Lago", hijastro del narco gallego Laureano Oubiña.

Así lo ha declarado un agente de la Policía Nacional como testigo durante el juicio con jurado que repite la Audiencia de Madrid de Miguel Ángel D.A. por su presunta participación en el asesinato del abogado Alfonso Díaz Moñux con dos disparos en su cabeza en diciembre de 2008, hechos por los que el fiscal pide 24 años de prisión.

Un inspector de la Sección de Secuestros y Extorsiones de la Policía Nacional ha manifestado que el 18 de septiembre de 2008, dos meses exactos antes del asesinato, Díaz Moñux acudió a ellos para denunciar las amenazas y después, sin hacerlo constar, les dijo lo siguiente: "Algún día me van a matar y cuando ocurra pensad en Pérez Lago".

El abogado se refería a David Pérez Lago, hijastro del narcotraficante gallego Laureano Oubiña, que estaba cumpliendo condena por su relación con un alijo de hachís y se había convertido en su "principal enemigo" porque había tenido una relación sentimental con la pareja de Moñux, la también narco y abogada gallega Tania Varela, detenida recientemente tras estar fugada por otras causas y que iba en el mismo vehículo que el abogado cuando fue tiroteado.

Además, durante esa visita a la Policía, Moñux rechazó cualquier tipo de protección ofrecida por los agentes, mostrándose "resignado" y diciendo que, hiciera lo que hiciera, iban a matarlo, por lo que no quería "vivir con miedo" e iba a hacer "vida normal" hasta que las amenazas se consumaran.

Desde septiembre hasta que se produjo finalmente el crimen, Moñux se volvió a comunicar "esporádicamente" con agentes de este grupo para informar de que las amenazas se intensificaban, llegando a sospechar en concreto de un hombre colombiano que llevaba una gorra blanca y vigilaba su lugar de trabajo.

Tal era la sospecha de Moñux sobre David Pérez Lago que, según informó a estos policías, había emprendido una serie de gestiones de manera unilateral que pasaban por investigar el entorno cercano al narco dentro de la cárcel para saber si efectivamente estaba detrás del plan que buscaba acabar con su vida.

Un día antes de ser asesinado, el abogado habló por última vez con la Policía y manifestó que finalmente cambiaría de domicilio como medida de seguridad y que, pese a haber rechazado la protección, se sentía "bastante seguro" porque su casa estaba entre dos embajadas custodiadas por agentes de seguridad.

También ha declarado el jefe de la Sección Secuestros y Extorsiones de la Policía Nacional que ha explicado que no ordenó un sistema de contravigilancia sobre Moñux a pesar de que existía un "riesgo real" porque el abogado mostraba "desconfianza", no colaboraba con ellos y pasó de ser denunciante a "sospechoso".

Sin embargo, este funcionario ha añadido que aunque Moñux había asumido "su destino" y no se puede proteger a "quien no quiere ser protegido", siente "vergüenza" y lamenta no haber hecho todo lo que pudo para evitar el fatal desenlace. El juicio continuará mañana con la declaración como testigos de más policías que intervinieron en la investigación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL VOLTA AO COLE

Os máis pequenos poderán gozar mañá pola tarde con inchables e xogos nunha velada animada por Javi Solla

 
 

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia