17 de enero de 2018
17.01.2018

El fiasco del berberecho y bancos como Cabío y O Bohído vuelven a desplomar el libre marisqueo

A pesar de los mejores resultados con la almeja fina, la rubia y la japónica, la flota arousana solo consigue extraer 271 toneladas en tres meses y medio, frente a las 345 obtenidas en el mismo período del año anterior

17.01.2018 | 04:55

La producción de bivalvos en la ría de Arousa ha descendido desde octubre en relación al año anterior, y sucedió tanto en las autorizaciones marisqueras como en las zonas de libre marisqueo. Especialmente preocupante resulta esto último, ya que en esta época del año esos bancos comunes deberían funcionar como un salvavidas para los rañeiros, y desde luego no está siendo así.

Desde que comenzó la explotación en régimen de libre marisqueo, hace tres meses y medio, se han recogido alrededor de 271 toneladas de bivalvos, mientras que en la campaña anterior se habían alcanzado las 345 toneladas en el primer trimestre.

Este descenso del volumen se debe al desplome de especies como el berberecho, que el año pasado parecía querer repuntar después de una devaluación preocupante desde 2011, pero aquello se quedó en un espejismo, ya que en la presente temporada marisquera vuelve a escasear.

Junto a la reducción de la producción de esta especie y de la almeja babosa resulta reseñable también la llamativa pérdida de peso de bancos como Cabío y O Bohído. Hasta tal punto que esta última zona marisquera ya ni siquiera es la segunda más importante por volumen de producción dentro de la ría.

Prueba de ello es que mientras en el primer trimestre de la anterior campaña de libre marisqueo Cabío ofrecía al sector 95 toneladas, en lo que va de la presente temporada se queda en 43, mientras que O Bohído baja, en el mismo período, de 97 a 60 toneladas.

También cae, aunque solo ligeramente, la capacidad de Os Lombos do Ulla, por otra parte mermada desde hace un lustro, de tal modo que pasó de 97 a 94 toneladas, compensado la caída del berberecho con la presencia de almeja japónica.

Lo más positivo de la campaña, quizás, es el fuerte tirón ejercido por las "otras zonas" comunes de la ría, que suben de 55 a 73 toneladas de bivalvos; al igual que es de alabar el incremento de producción de la almeja rubia, que se convierte en la especie más abundante.

Así pues, el espectacular descenso de berberecho y babosa, mientras que se mantiene el reloj y suben la fina, la rubia y la almeja japónica, constituye un apunte que resume la decepcionante campaña de libre marisqueo actual, en la cual las casi 271 toneladas de dichas especies extraídas representan aproximadamente el 21% del total subastado en las lonjas arousanas desde el 2 de octubre.

Con estos antecedentes, no es extraño que, como ocurre en los últimos años por estas fechas, empiece a hablarse de la posibilidad de suspender ya la campaña, sin esperar a finales de marzo.

Como tampoco puede sorprender que vuelva a ponerse sobre la mesa la posibilidad planteada por la Consellería do Mar para tratar de preservar estas zonas comunes de la ría, abogando la administración por diseñar un plan de explotación que quede en manos de las propias cofradías implicadas.

El año pasado los pósitos alegaron que no tuvieron tiempo -ni capacidad para ponerse de acuerdo- para buscar la mejor fórmula de gestión conjunta, por lo que quizás se animen ahora a hacerlo, pensando ya en la campaña del año que viene.

De lo que no cabe duda es de que los mariscadores de a flote y la Consellería do Mar están condenados a entenderse, y desde luego, obligados a buscar soluciones, pues los datos provisionales de extracción obtenidos este año no solo son negativos, sino que parecen enterrar por completo las esperanzas de recuperación que se habían puesto en el libre marisqueo.

Para entenderlo mejor, a continuación se resume lo que dieron de sí las diferentes especies en los bancos de libre marisqueo antes aludidos:

| Berberecho. El que antaño fue el rey del libre marisqueo, sobre todo en Os Lombos do Ulla, ofrece un preocupante resultado. Es cierto que el río sigue siendo su principal cuna, con 27,8 toneladas, pero es que se trata de una pobre cantidad, y además en el conjunto de la ría apenas se consiguieron 28,4 toneladas de esta especie en tres meses y medio, frente a las 82 toneladas que se habían extraído en los tres primeros meses de la campaña anterior, es decir, entre octubre de 2016 y enero de 2017, inclusive.

Como puede comprobarse, la presencia del berberecho fuera de Os Lombos, en los demás bancos de libre marisqueo, es prácticamente testimonial.

Al comparar los resultados con los del año anterior puede concluirse que de 79 toneladas de berberecho en Os Lombos do Ulla se bajó a las antes citadas 27,8 toneladas de este año.

| Almeja fina. En catorce semanas de actividad los rañeiros arousanos consiguieron diez toneladas de almeja fina. En quince de la presente campaña, alcanzaron las trece toneladas. La mayor parte (ocho toneladas) en Os Lombos do Ulla, por delante de O Bohído, con algo más de cuatro.

Anecdóticos resultan los 180 kilos de fina en Cabío y los 521 obtenidos en las otras zonas comunes.

| Almeja japónica. Lo que sucede este año con la japónica -casi 56 toneladas totales en el libre marisqueo- es realmente llamativo, ya que en Os Lombos do Ulla superó ligeramente las 50 toneladas, después de las 14 del año anterior, mientras que en O Bohído bajó de diez a cuatro toneladas y en las "otras zonas" rozó las dos toneladas.

| Almeja babosa. De las 84 toneladas de babosa obtenidas por los mariscadores de a flote en los tres primeros meses de la anterior campaña se bajó esta vez a 45 toneladas.

La explicación a esta caída hay que buscarla en la situación -quizás de sobreexplotación- que atraviesa el banco de O Bohído -a caballo entre Vilanova, Cambados y A Illa-, que pasó de 66 toneladas hace un año a menos de la mitad en esta ocasión.

El sector también consiguió babosa en Os Lombos do Ulla (6.721 kilos), Cabío (3.192) y las "otras zonas" de libre marisqueo (4.393 kilogramos).

| Almeja rubia. Como se explicaba anteriormente la almeja rubia se convirtió en la presente campaña de libre marisqueo en la especie más abundante de la ría de Arousa, superando las 87 toneladas; siete más que en la campaña anterior.

Sobre todo gracias a la producción de las llamadas "otras zonas", donde se superaron las sesenta toneladas de esta especie; veinte toneladas más que hace un año.

También fue importante la producción en Cabío, aunque se desploma desde las 40 a las 25 toneladas.

| Relojito. El relojito se mantiene respecto a la campaña anterior, aunque también con un descenso de producción. En el primer trimestre de la temporada 2016-2017 fueron 59 las toneladas de esta especie llevadas a puerto, frente a las 40 de la campaña 2017-2018.

Cabío, que pasa de 42 a 14 toneladas, deja de ser el banco más importante para esta especie, que sin embargo sube de 10 a 19 toneladas en O Bohído y se mantiene en torno a la siete toneladas en las "otras zonas", con apenas 509 kilos en Os Lombos do Ulla, según los datos que maneja la Consellería de Mar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


Enlaces recomendados: Premios Cine