20 de mayo de 2014
20.05.2014

Los robots submarinos del IES Castro Alobre

Alumnos de Tecnología Industrial I construyen dos ROVs que pondrán a prueba en la playa de Compostela

20.05.2014 | 13:01
Dos de los alumnos del IES Castro Alobre // Noe Parga

Los alumnos de la asignatura de Tecnología Industrial I del Instituto Castro Alobre, de Vilagarcía, no se conforman con adquirir conocimientos teóricos. Su vocación es la ingeniería y la ponen en práctica participando en un taller de robótica submarina que fomenta la Plataforma Oceánica de Canarias. Gracias a esta entidad han conseguido los materiales básicos para montar dos ingenios, a los que añadieron otros elementos que fueron comprando. Pero el dinero es escaso y no pueden viajar a Las Palmas para presentar su trabajo; por eso se conforman con probarlo en la playa local.

Los alumnos y la profesora de Tecnología Industrial del Instituto Castro Alobre destacaron ayer la importancia que, para el desarrollo de los conocimientos técnicos, tienen los talleres como el creado por la Plataforma Océanica de Canarias. Pero lamentaron las escasas posibilidades económicas que tienen para este tipo de ejercicios, sobre todo teniendo en cuenta que las ingenierías son las carreras con menor índice de paro en la actualidad. Celso Barreiro y Bruno Vila quieren hacer una ingeniería, pero aún no se han decantado por ninguna especialidad. Alberto Estévez quiere ser ingeniero en telecomunicaciones, Moisés Carral hará una carrera relacionada con la robótica y Alfonso Camino ha optado por la ingeniería mecánica. Ellos han aprovechado la oportunidad que les ha dado el taller de robótica y creen que actividades como ésta deberían ser más frecuentes.

Las ganas de poner en práctica los conocimientos teóricos adquiridos en la clase de Tecnología Industrial I, impartida en el IES Castro Alobre por la profesora Susana Oubiña, ha llevado a sus trece alumnos a participar en un taller de robótica submarina que, a modo de concurso, organiza la Plataforma Océanica de Canarias.

Los estudiantes, alentados por la profesora, escribieron al certamen explicando los motivos que les llevaban a participar. Su carta fue tan convincente que les concedieron el cupo máximo de materiales para la fabricación de dos robots. A los veinte días recibieron en el instituto las piezas y una guía para construirlos.

Los jóvenes, guiados por su profesora, se pusieron manos a la obra y ya tienen dos ROVs (robots submarinos controlados por control remoto) cuyo funcionamiento probaron de forma casera, en la bañera de casa. La primera experiencia fue un éxito, pero ahora tienen que hacerlos funcionar en el mar.

Celso Barreiro, Alberto Estévez, Moisés Carral, Bruno Vila y Alfonso Camino forman parte de este equipo de futuros ingenieros que dieron forma a los robots del instituto Castro Alobre.

Ayer se habían preparado para llevar los robots a la playa de Compostela con el fin de ponerlos a trabajar. Pero la lluvia les obligó a cambiar la fecha de este trabajo práctico. Si el tiempo lo permite, será el próximo lunes.

Uno de los ROVs ha sido construido con los materiales básicos remitidos por la Plataforma Oceánica de Canarias; funciona, pero es más elemental. El otro, según explican los alumnos tiene otros elementos que incorporaron en función del dinero que pudieron disponer para la compra de equipos, que suelen ser bastante caros.

"Con estos ROVs podemos mover o transportar cosas, hacer estudios en el agua, medir la temperatura y muchas más utilidades, dependiendo de los complementos que se incluyan. En nuestro caso le hemos añadido una consola de mandos y un sensor de temperatura con una placa Arduino (plataforma de hardware libre, basada en una placa con un microcontrolador y un entorno de desarrollo, diseñada para facilitar el uso de la electrónica en proyectos multidisciplinares). Todos trabajamos en los dos robots, formando grupos de seis y siete alumnos. Al ser una clase reducida, pudimos participar todos", comentaron ayer los estudiantes.

Los jóvenes están muy satisfechos con su trabajo a pesar de que por culpa de la crisis económica, y la falta de ayudas para este tipo de actividades, no van a poder concursar con el resto de los alumnos seleccionados a nivel nacional. Para optar a premio debían personarse en la Plataforma Oceánica de Canarias, con sede en Las Palmas, y hacer allí la demostración de su trabajo. Pero se han tenido que conformar con la opción B. Esto significa que los robots construidos por los estudiantes del IES Castro Alobre solo viajarán del centro educativo hasta la playa de Compostela, donde harán la demostración práctica de su funcionamiento. Esta actividad será grabada en vídeo y remitida a la organización del taller de robótica que les facilitó los materiales básicos para hacer los robots.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


Enlaces recomendados: Premios Cine