13 de febrero de 2012
13.02.2012

El "okupa" de una ruinosa casa apedrea a los bomberos que iban a sofocar un fuego en su interior

Ocurrió en Vilagarcía a última hora del sábado

13.02.2012 | 09:46
La vivienda afectada por el incendio. // J.L. Oubiña

El indigente que desde hace meses vive en el interior de una vivienda abandonada en las inmediaciones de Trabanca Badiña (Vilagarcía de Arousa) lanzó piedras y ladrillos a los efectivos del cuerpo de bomberos cuando estos acudieron al inmueble para tratar de sofocar un incendio declarado en su interior.
Así lo confirmaban ayer los propios efectivos de extinción, que sitúan los hechos en el sábado, a eso de las doce de la noche. Pero los extraños acontecimientos no quedan ahí, ya que después de ese primer fuego, que calcinó una de las habitaciones de la citada vivienda, ayer se registró un segundo foco en otro habitáculo del mismo inmueble, esta vez a plena luz del día y sin que el okupa opusiera resistencia alguna, sino que se limitó a observar la acción de los bomberos desde una distancia prudencial.
El relato de los hechos comienza pasadas las once y media de la noche del sábado, cuando los equipos de emergencia reciben el aviso de un incendio en una vivienda abandonada y ruinosa que se sitúa muy cerca de la factoría de Larsa, entre la avenida de As Carolinas y el polígono de Trabanca Badiña.
Está, para que el lector se ubique, a la altura de un conocido supermercado, a cuyas puertas puede verse con frecuencia al citado indigente, pues se dedica a pedir limosna con frecuencia y recoge restos de comida en su constante ir y venir entre el supermercado y la casa situada casi enfrente que tiene como residencia.
Una vez personados en el lugar, los bomberos se toparon con la inesperada y sorprendente resistencia del individuo, que como queda dicho empezó a lanzar piedras y ladrillos desde una ventana para disuadir a los efectivos de emergencia.
A pesar de todo, consiguieron actuar, cerrándose el dispositivo con el control de las llamas y sin que se produjeran heridos.
Pero apenas doce horas después volvió a saltar la alarma en el mismo lugar. Fue a eso de las 13.30 horas de ayer, cuando ardió otra de las habitaciones de esa ruinosa vivienda, la cual, por cierto, a pesar de situarse al lado de una transitada carretera está completamente rodeada de maleza y presenta un complicado acceso.
Esta vez, los bomberos vieron como el okupa observaba la escena desde las proximidades del supermercado. Sin resistencia por su parte resultó mucho más fácil atacar las llamas y controlarlas, aunque no fue posible impedir que se calcinara esta segunda habitación.
Está por ver qué sucede ahora, pues aún quedan al menos tres habitaciones más en esa casa, en la cual hay ingentes cantidades de basura y restos de todo tipo, además de "ratas como conejos", tal y como gráficamente explican los bomberos.
Cabe apuntar, por último, que el indigente protagonista de esta historia es muy conocido en la ciudad vilagarciana, sobre todo por la policía, aunque ayer los agentes parecían desconocer lo sucedido y alegaban que no había ocurrido "nada destacado".
Un perro muerto
Por otra parte, pero no muy lejos de allí, poco antes de las ocho de la tarde de ayer se produjo un accidente de circulación.
Fue en O Vento, donde un conductor atropelló y mató un perro que cruzaba la calzada. Sucedió a la altura de tanatorio, donde podía comprobarse que el vehículo había sufrido daños como consecuencia del impacto con el can.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia