04 de marzo de 2010
04.03.2010

El BNG eleva al Parlamento el caso del río canalizado por dentro de un garaje

Los afectados insisten en que el problema debe ser resuelto por Augas de Galicia

04.03.2010 | 07:30
Bieito Lobeira comprobó el riachuelo que discurre canalizado por el garaje. // Iñaki Abella

El diputado nacionalista Bieito Lobeira visitó ayer Vilagarcía para conocer de primera mano el problema que desde el año 1999 afecta a la comunidad de vecinos de los números 66-67 de la avenida Rodrigo de Mendoza. El responsable del BNG pudo comprobar cómo un regato discurre canalizado por el interior del garaje en el que, habitualmente, se aparcan unos 160 vehículos y que, cuando las lluvias son intensas, amenaza con desbordar provocando serios daños materiales en las instalaciones y en los vehículos particulares.
Bieito Lobeira anotó con bolígrafo y papel las preocupaciones transmitidas tanto por el presidente de la comunidad, Manuel Iglesias, como por el administrador Fernando Álvarez que le contaron la "esperpéntica situación" en la que viven desde que adquirieron un inmueble en el edificio.
El nacionalista se comprometió a presentar una pregunta en el Parlamento y también una proposición no de ley para exigir a Augas de Galicia que acometa, cuanto antes, la canalización exterior del regato, un compromiso muy similar al adquirido hace dos meses en el pleno de la Corporación y que, por el momento, todavía no ha recibido una respuesta clara por parte de la administración autonómica.
Lobeira coincidió en sus declaraciones con el responsable del BNG en Vilagarcía, Xosé Castro Ratón, en que el problema surgido en esta comunidad vecinal es "decimonónico" y que, por lo tanto, es Augas de Galicia la que dentro del proyecto de regeneración previsto para el río de O Con debe contemplar una partida económica específica para un trabajo calificado de "urgente y prioritario".
El administrador de la comunidad, Fernando Álvarez, reseñaba que las viviendas afectadas son de protección oficial de carácter especial y que por lo tanto, y según marca la legislación, la obra tuvo que ser supervisada por técnicos de la Xunta de Galicia para comprobar que todo estaba bien. Los vecinos creen que en la concesión de la licencia de obra se llevaron a cabo "diversas irregularidades" y que, por lo tanto, ahora son ellos los que están pagando las consecuencias.
Han sido los propios propietarios los que han tapiado la parte superior de la canalización al temer que algún pequeño pudiese caer dentro del regato con consecuencias nefastas. De todos modos Fernando Álvarez explica que "es paradójico que desde Aguas de Galicia se nos exija que dentro la canalización vaya descubierta que es donde más daño hace y que fuera el regato esté totalmente entubado hasta la desembocadura". Y es que todos coinciden en lo absurdo de la situación. Los vecinos insisten en que ellos desconocían la existencia del regato en el momento en el que adquirieron la plaza de garaje porque, afirman, "una parte estaba tapiada por estar aún en obras y fue cuando se descubrió cuando nos dimos cuenta de lo que teníamos dentro".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia