Las plazas de alojamiento para estudiantes del campus, cubiertas y con lista de espera

La residencia de Afundación está completa para 2023-2024 y tiene peticiones pendientes desde hace un mes | El Hotel Comercio ofrece habitaciones por un convenio con la UVigo

Residencia de estudiantes de Afundación, que se encuentra actualmente en obras

Residencia de estudiantes de Afundación, que se encuentra actualmente en obras / Rafa Vázquez

Encontrar alojamiento en Pontevedra es cada vez más complicado para los estudiantes. Si las opciones de alquiler de pisos para familias son escasas, para jóvenes que buscan contratos de menos de un año de duración son todavía menos. A esto hay que añadir que la ciudad no cuenta con una residencia de estudiantes pública y que las opciones privadas ya están completas: la residencia de Afundación, en la avenida de Vigo, tiene una larga lista de espera desde hace un mes y el Hotel City Express Comercio, con el que la Universidade de Vigo tiene un convenio, está en una situación similar.

La primera cuenta con 120 plazas, mayoritariamente en habitaciones individuales, pero también con algunas dobles compartidas y dobles de uso individual. En los últimos años la demanda ha aumentado, respondiendo sobre todo a las dificultades para el acceso a una vivienda de alquiler en la ciudad, por lo que la residencia de Afundación suele completar sus plazas muy rápido, al poco tiempo de que se abra el plazo de reserva, en mayo, y suele tener lista de espera, habitualmente desde finales de junio.

Alumnado de Belas Artes, Publicidade y Ciencias do Deporte componen la mayoría de los residentes, aunque también hay estudiantes de Deseño, Comunicación, Forestais, Enfermería y Educación Primaria, entre otras titulaciones. Lo habitual, según explica su director, Óscar Álvarez, es que los estudiantes “estén dos años en la residencia, que en el tercer curso se vayan de Erasmus y que en el cuarto se vayan a un piso compartido, pero también tenemos gente que está los cuatro o cinco años aquí”.

La otra opción que existe en la ciudad para los estudiantes es el Hotel City Express Comercio, en la calle Augusto González Besada, gracias a un convenio firmado con la Universidade de Vigo. Las instalaciones cuentan con 42 habitaciones y en temporada baja, a partir de octubre, suelen destinar hasta más de la mitad –tres plantas del establecimiento– a reservas de estudiantes. Actualmente tienen siete plazas fijas para universitarios y acondicionan las habitaciones para un mayor aprovechamiento de los jóvenes, instalando un escritorio y destinándolas a un uso únicamente individual.

Entre julio y agosto suelen tener las reservas completas, para una estancia mínima de cinco meses. Este año, con las plazas completas y lista de espera, se han visto obligados a cobrar un 20 por ciento de depósito a las personas que hayan reservado su habitación y el día 1 de agosto deberán confirmar su reserva abonando el importe del primer mes (correspondiente al de septiembre).

Escasa oferta

Este desequilibrio entre oferta y demanda pone de manifiesto la necesidad de una residencia pública en la Boa Vila, tal y como manifestó en varias ocasiones el rector de la Universidade de Vigo, Manuel Reigosa. El campus ofrece varias “títulaciones únicas” en Galicia, lo que significa que en la ciudad se forman estudiantes que vienen de toda la geografía gallega, así como de otras comunidades autónomas.

Pontevedra contaba hasta hace unos años con dos residencias de estudiantes, la de Afundación y la Peregrina, pero esta última se convirtió en un hotel, quedando solo la que se encuentra en la avenida de Vigo.

Durante la campaña electoral para la Xunta de Galicia, el candidato del PP y actual presidente, Alfonso Rueda, se comprometió a abordar el problema de falta de alojamiento estudiantil con medidas como la reconversión del actual Hospital Provincial –una vez concluyan las obras del Gran Montecelo– en una residencia universitaria y así permitir “que los estudiantes vengan a la ciudad y tengan a su disposición una alternativa de calidad”.

También el PSOE local señaló este problema, proponiendo reconvertir en residencia universitaria pública el antiguo Asilo de la calle Loureiro Crespo, cerrado desde 2012.

La nota de corte sube en 9 de los 11 grados del campus, con Enfermería y Fisioterapia como los más demandados

La nota media para el acceso a los grados universitarios que se imparten en el campus de Pontevedra subió en nueve de los once que se ofertan con respecto a la establecida de corte en el curso 2023-2024 tras el primer llamamiento de la Comisión Interuniversitaria de Galicia (CIUG), que se hizo público esta semana. Enfermería, con un 11,350, es el grado del campus pontevedrés con mayor nota de corte; es el octavo con mayor nota de la Universidade de Vigo (campus de Pontevedra, Vigo y Ourense) y el vigesimosexto de toda Galicia. Le sigue el grado en Fisioterapia, con un 11,030. Este podio particular de notas de corte para el acceso a las titulaciones lo completa el grado en Deseño, con un 10,276. También por encima del 10 se sitúa Educación Primaria, con un 10,026. Por debajo del 10 se sitúan Ciencias da Actividade Física e do Deporte (un 9,966), Educación Infantil (un 9,236), Comunicación Audiovisual (un 8,998), Publicidade e Relacións Públicas (un 8,655), Belas Artes (un 7,640), Enxeñaría Forestal (un 5,868) y Dirección e Xestión Pública (un 5,426 en su modalidad presencial y un 5,270, en la virtual). Este primer llamamiento, al igual que sucedió el año pasado, deja abierta la posibilidad de matricularse en los once grados pontevedreses, pero también en el resto de titulaciones de la Universidade de Vigo. El siguiente llamamiento se producirá el lunes 15 de julio.

Suscríbete para seguir leyendo