Unas “vacaciones en paz”

Siete niños saharauis pasarán el verano con familias de O Morrazo

Niños saharauis y familias de acogida, tras la recepción.

Niños saharauis y familias de acogida, tras la recepción. / FdV

La alcaldesa, María Ramallo, y la concelleira de Benestar Social, Marián Sanmartín, recibieron este miércoles a los siete niños y niñas saharauis que pasarán dos meses en los distintos concellos de O Morrazo, antes de volver junto a sus familias en los campamentos de refugiados. Karin, Yumana, Salka, Ahmed Jady, Moina y Salek conocieron le salón de plenos y las instalaciones municipales y recibieron de manos de la alcaldesa un vale de 30 euros para comprar material escolar u de dibujo.

Este programa, “Vacacións en paz”, es posible gracias al trabajo de la asociación Solidariedade Galega co Pobo Saharaui, que impulsa esta iniciativa desde hace años y que ha permitido que cerca de 300 niños lleguen a Galicia desde los campamentos de refugiados de Tinduf para pasar el verano y tener la oportunidad de hacer de Galicia su segundo hogar durante un tiempo.

Desde la asociación recuerdan que siempre les hacen falta familias para acoger a estos niños, por lo que el Concello de Marín hace un llamamiento a los vecinos a que contacten con la plataforma y se informen del programa con vistas al próximo verano para poder seguir recibiendo estos menores saharauis, que hasta los 12 años pueden seguir beneficiándose de una iniciativa clave en cooperación internacional.

Hace unos días llegaban a aeropuerto de Vigo, cerca de 300 niños y niñas saharauis, para vivir este verano acogidos por otras tantas familias gallegas. Un cupo de ellos tenía como destino el municipio ourensano de Boborás, donde se produjo ese problema de falta de familias, ya que cinco de ellos se habían quedado sin sus núcleos de acogida.

“No llegaron al acto de recepción y transmitimos a varias personas, entre ellas a la alcaldesa, que lo divulgara; la solidaridad de otras familias hizo que se quedaran con dos niños y no uno” explica Xan Fraga, de Sogaps. Él mismo acaba de volver del campamento de refugiados de Tinduf, en Argelia donde está refugiado el pueblo saharaui. Un infierno a 48º y “una guerra silenciada donde siguen matando saharauis en la frontera con Mauritania”, afirma Xan.