La biblioteca de la ONCE incorpora a sus fondos la teoría del Colón galego

El sistema bibliográfico de la organización traduce obras clave al braille y formato Daisy

Elías Parga y Eloy Hermelo, con los discos Daisy de las publicaciones que incorpora la ONCE. |   // A. C.G.

Elías Parga y Eloy Hermelo, con los discos Daisy de las publicaciones que incorpora la ONCE. | // A. C.G.

Facilitar la lectura por todo tipo de motivación (ocio, estudios, trabajo…) y que pueda hacerse en cualquier momento y ubicación a través de distintos formatos accesibles para personas ciegas o con deficiencias visuales. Es el objetivo de la labor del Servicio Bibliográfico ONCE (SBO), que acaba de sumar a su extensísima biblioteca las obras ligadas a la teoría del Colón galego.

El impulsor de la iniciativa fue Elías Parga Civeira, integrante del taller de lectura de la Organización Nacional de Ciegos en Pontevedra, al que le interesa especialmente la historia de la Boa Vila y que es un seguidor de la teoría del origen gallego del navegante. Solicitó a la ONCE que adaptase para los afiliados libros ligados a esa hipótesis para que pudiesen estar disponibles en una biblioteca pionera que es consultada a nivel mundial.

Inauguran esta sección las obras “Colón Español, su origen y patria”, de Celso García de la Riega, el fundador de la teoría, y “De La Habana a Pontevedra. Tras los pasos del Colón gallego”, del profesor e investigador Carlos Gegúndez.

La solicitud de la inclusión de estos libros en el catálogo de la biblioteca de la ONCE fue “una gran sorpresa”, reconoce el presidente de la Asociación Colón Galego, Eduardo Esteban, “y también significa un enorme paso adelante, en primer lugar porque supondrá una divulgación mucho mayor” de la hipótesis entre un amplio colectivo poblacional; pero también “por el hecho de que una institución de la relevancia de la ONCE hubiese fijado su atención en la teoría gallega, nos llena de orgullo y es precisamente lo que buscamos con nuestra labor”.

La de la ONCE “es un gran biblioteca, con más de 80.000 obras”, precisa Elías Parga, que los afiliados pueden consultar y que adapta mediante braille, en relieve y en audio, todos los textos que pueden necesitar los integrantes de la organización. “Contamos con un sistema”, añade, “que se llama Daisy que en formato disco, mediante un lector especial, nos permite escuchar audiolibros de un modo práctico y cómodo en el teléfono, el ordenador o la tablet”.

La biblioteca “llega a ciegos de todo el mundo hispano”, subraya Elías Parga, un hecho que constata la Asociación Colón Galego. Su presidente explica que “a raíz de la inclusión de estos libros” en la selección de la ONCE “hemos tenido numerosas peticiones de datos para profundizar e interesarse por la teoría”.

Se trata de lectores “de otras comunidades españolas que no tenían conocimiento de la hipótesis y que le dan dado mucha credibilidad a partir de leer las obras, pero, especialmente, tenemos muchas consultas desde Hispanoamérica”, indica Eduardo Esteban.

Por su parte, Eloy Hermelo Camaño, director de la agencia de la ONCE de Pontevedra, recuerda que “gracias al tratado internacional de de Marrakech, en vigor desde 2016, las editorales ceden sus derechos para que la ONCE pueda hacer accesibles todos los libros que publican, a nivel de la UE e incluso fuera de las fronteras Europeas”.

A su vez, la Organización Nacional de Ciegos realiza esta labor sin ánimo de lucro “y exclusivamente para sus afiliados”, matiza Eloy Hermelo, “brindando la posibilidad de que llegue a un amplísimo número de personas”, no en vano el principal objetivo del tratado es, recuerda la ONCE, “ayudar a minorar la hambruna de libros que padecen las aproximadamente 300 millones de personas ciegas o con discapacidad visual en el mundo, que no pueden acceder a obras publicadas porque no están disponibles en formatos accesibles”.

Sólo en la provincia de Pontevedra la ONCE cuenta con 1.500 afiliados, que ascienden hasta los aproximadamente 3.500 en toda Galicia y a 73.000 en España. “Todos ellos cuentan con acceso a la biblioteca digital y en general a la producción en braille”, recuerda el director de la agencia pontevedresa.

Éste constata la importancia de divulgar el braille. “Siempre orientamos a que aprendan este sistema de lectoescritura, sobre todo a las personas ciegas, no tanto si conservan algún resto visual”, señala.

Con todo, entre las jóvenes generaciones triunfan especialmente los audiolibros, de ahí que también se incluya la teoría gallega en el sistema Daisy.

Además de los libros, para este colectivo es imprescindible que se adapten todo tipo de textos, desde los apuntes para los estudiantes, exámenes, pruebas de valoración, artículos científicos y periodísticos etc, así como otra gran variedad de elementos como planos, mapas o juegos de mesa.

Este servicio de la ONCE también edita y adapta mensualmente publicaciones propias, que tienen como objetivo acercar a distintos grupos de edad “temas de diversas materias y pasatiempos a los que, de otra manera, no podríamos acceder” las personas con deficiencias visuales, señala el SBO, y que a partir de ahora podrán profundizar en la hipótesis que liga a Colón con Galicia.

Suscríbete para seguir leyendo