La previsión de ocupación hotelera desafía al tiempo otoñal y aspira a alcanzar el 90%

El ritmo de reservas no se ha visto afectado por las condiciones meteorológicas de las últimas semanas y algunos hoteles están ya completos para determinados días de agosto

Un grupo de turistas del Imserso paseando ayer por Pontevedra. |   // GUSTAVO SANTOS

Un grupo de turistas del Imserso paseando ayer por Pontevedra. | // GUSTAVO SANTOS

La comarca de Pontevedra se sumerge de lleno en una temporada estival para la que las previsiones siguen siendo muy positivas en cuanto a ocupación; a pesar del mal tiempo de las últimas semanas, el ritmo de las reservas no se ha ralentizado y el sector augura un verano muy bueno, igual o incluso mejor que el anterior, con el objetivo de llegar a la media del 90 por ciento de ocupación. Tan buenas son las perspectivas para los tres próximos meses que hay quien se ha atrevido a augurar que el de 2024 va a ser un verano histórico.

“Ahora es cuando empieza realmente la temporada alta, coincidiendo con las vacaciones escolares. Aunque el tiempo ha sido raro, las reservas han continuado a buen ritmo, y ahora empieza lo fuerte”, destacó Alfonso Martínez, presidente del Consorcio de Empresarios Turísticos de Sanxenxo.

En este sentido, confirma que en algunos hoteles están completos ya en algunas fechas del mes de agosto, sobre todo alrededor del festivo del día 15, “y faltan las reservas de última hora”, que son las que acabarán marcando la diferencia. “Las sensaciones son muy buenas. Percibimos que hay muchas reservas hechas con antelación, sobre todo para el mes de agosto, tal vez por el temor a quedarse sin plazas para ese mes central del verano o por el miedo a una subida de precios”.

Los empresarios constatan el “buen ritmo de reservas” ya desde el pasado mes de enero, así como un incremento de la estancia media. Se trata de una positiva previsión que comparte la Xunta de Galicia, que asegura que este mercado ha conseguido recuperar las cifras anteriores a la pandemia e incluso superarlas, muy especialmente en lo que respecta a los visitantes extranjeros.

El resultado es que en este 2024 los hoteles confirman “un adelanto de las reservas”. También refieren que “sube la estancia media, que en estos momentos se sitúa en una semana u 8 días, cuando antes la media era de 4 noches en temporada alta”.

Con todo, añade Alfonso Martínez, “aún queda mucho por vender, sobre todo fuera del mes de agosto, aunque hay establecimientos que ya tienen algunas fechas totalmente cubiertas. Pero en general las expectativas son altas, hay movimiento y reservas, y habrá más a medida que estemos en fechas más centrales del verano”.

En este sentido, Martínez reconoció que existe cierta causa-efecto con las condiciones meteorológicas. “Cuando hace buen tiempo, se registran más reservas. Pero es más importante que haga buen tiempo en el lugar de origen de los turistas que en el propio punto de veraneo. Por ejemplo, si en Madrid está haciendo calor, la gente se anima más a reservar en la costa, aunque aquí hayamos tenido muchos días de lluvias últimamente”. Añade, en este sentido, que “falta el empujón de última hora, que con el buen tiempo confiamos en que sea fuerte”.

El presidente del CETS confía en que la meteorología acompañe en las próximas semanas, después de que en los momentos clave del año en cuanto a turismo fuese algo adversa. “Confiamos en tener buen tiempo en verano, porque en lo que va de año, en Semana Santa hizo mal tiempo, tuvimos varios puentes con mal tiempo también y la primavera ha sido rara”, explicó.

Tras superar la pandemia y afrontar otros contratiempos como el efecto de la inflación en el turismo, el sector se enfrenta a nuevos retos, como la sostenibilidad y los avances tecnológicos.

Viviendas de uso turístico

Las previsiones de ocupación en las viviendas de uso turístico (VUT) son también muy positivas para este verano. Según la Asociación de Viviendas Turísticas de Galicia (Aviturga), el mes de agosto está ya al 85 por ciento de ocupación en Pontevedra y los municipios costeros. Sin embargo, las reservas para julio todavía avanzan lentamente, con lo que se presume que este mes funcionará más con reservas de última hora.

Atendiendo a toda la comarca, Sanxenxo es el concello que lidera la demanda de alojamiento para la temporada estival. Según apuntan desde Aviturga, del 1 al 15 de agosto ya no hay nada disponible en primera línea de playa.

También señalan desde la asociación que este año perciben que la gente está comparando precios mucho más que en anteriores ocasiones, una consecuencia directa de la crisis económica global.

Como curiosidad, este fin de semana la ocupación en Pontevedra será total por la celebración de los exámenes de oposiciones para Educación.

Problemas para contratar personal, con más de 300 ofertas de trabajo en la comarca

Las altas temperaturas de los últimos años y la sequía están favoreciendo un crecimiento de la demanda en turismo rural, con preferencias por climas más frescos por parte de los visitantes. Mientras que este tipo de turismo experimentó un auge en la época de la pandemia de COVID, su recuperación posterior fue mucho más lenta que en otros tipos de turismo; sin embargo, este año parece que será el de su resurgir. Desde Escapadarural han calculado que en julio la ocupación de alojamientos rurales rondará el 50 por ciento mientras que para agosto se superará ese porcentaje, con especial demanda entre el 5 y el 18 de agosto. En cuanto a destinos, Pontevedra registraría la segunda mayor ocupación, solo superada por Asturias, con un 70 por ciento, que vuelve a repetir primera posición en la lista. El sector se enfrenta cada vez más al efecto del cambio climático pero mostrando músculo y capacidad de adaptación.

El turismo rural resurge como alternativa con climas más frescos

Aunque las previsiones para el verano son muy positivas, los empresarios del sector hostelero y hotelero se enfrentan al mismo reto de todos los años: encontrar trabajadores para reforzar sus plantillas. Esta crónica escasez de mano de obra se hace notar especialmente en roles cruciales como camareros y personal de hostelería cualificado, en general. Los profesionales apuntan que la contratación de personal para la temporada estival avanza a un ritmo más lento de lo previsto inicialmente, reflejando una tendencia que ha persistido desde el inicio de la pandemia. Solo en Sanxenxo hay alrededor de 200 ofertas de empleo relacionadas con el sector: camareros, ayudantes de camarero, cocineros, ayudantes de cocina, parrilleros, camareros de piso, recepcionistas, personal de limpieza y lavandería, entre otros. Además, también se ofrecen trabajos de guía turístico, empleados de hogar, empleados de tiendas, monitores de tiempo libre y limpieza y mantenimiento de barcos, así como los relacionados con la construcción.

Suscríbete para seguir leyendo