Una semana tras un toro suelto en Umia

Varios servicios de emergencias tratan de capturar al animal, que recorre toda la comarca

La primera noticia se recibió el pasado jueves día 13. Un toro de grandes dimensiones (se estima que pesa más de mil kilos) andaba suelto por la comarca del Umia tras escaparse del lugar donde habitualmente se encuentra, y además de recorrer montes y fincas, ya había sido visto en medio de alguna carretera, con el consiguiente peligro para la circulación. Una semana después, el animal sigue campando a sus anchas por varios municipios de la zona y los arduos trabajos para lograr su captura no han dado resultado.

Así lo apuntaban en la tarde de ayer algunos de los servicios de emergencias que tratan de capturarlo desde entonces, que alertan de que el principal peligro es que ya ha sido visto en la carretera N-550 y en otro vial próximo a la presa del Umia, donde una mujer al volante tuvo que esquivarlo.

Fuentes del servicio de Emerxencias de Cuntis explicaron ayer que el animal ya fue visto al menos en Moraña, Caldas, Portas y Barro, pero no se descarta que entre en otros municipios próximos.

Al parecer se escapó en la zona de A Estrada, pero tampoco ha sido posible localizar a su dueño, ya que no se aprecia ningún crotal o señal identificativa. Los efectivos de Cuntis lograron esta semana “acorralar” al todo en la vía del tren en Barro, pero fue imposible capturarlo porque “empieza a embestir y resulta muy peligroso”, añaden las mismas fuentes, que hasta el momento no han encontrado más ayuda que la Policía Local y otros voluntarios de Protección Civil de la comarca.

Como el animal deambula sin control por montes y fincas, además de invadir esporádicamente vías circulatorias, la prioridad es conseguir conducirlo a algún terreno vallado del que no pueda salir, con el fin de facilitar después su captura.

Su presencia, y el peligro que supone para conductores y peatones, ya ha sido comunicado al servicio de emergencias 112 Galicia para que desde este departamento informen a las unidades ferroviarias, de carreteras y otra índole de la existencia del animal, con el fin de evitar posible accidentes.