La Casa del Mar registra fallos “de seguridad” para ser Comisaría al ubicarse bajo el puente de la AP-9

Técnicos del Ministerio del Interior inspeccionaron ya el edificio y detectan posibles problemas de “vulnerabilidad” | Sin descartarse todavía, el subdelegado del Gobierno emplaza al Concello a ofrecer algunos terrenos alternativos

El centro de especialidades de Mollavao, a los pies del viaducto de la autopista.

El centro de especialidades de Mollavao, a los pies del viaducto de la autopista. / Gustavo Santos

La Casa del Mar, que dejará el próximo año de ser un centro de especialidades sanitarias al trasladarse esos servicios al futuro Gran Montecelo, sería la ubicación “ideal” para acoger una nueva Comisaría Provincial de Pontevedra, tanto por sus dimensiones como por su titularidad, ya que es propiedad del Estado. Así lo admite el subdelegado del Gobierno, Abel Losada, una vez que el Concello desveló que el Ministerio de Interior había puesto sus ojos en ese inmueble para abandonar las instalaciones policiales de la calle Joaquín Costa.

Sin embargo, la posible conversión de la Casa del Mar en Comisaría ha chocado con un problema que podría llegar a ser insalvable: los defectos de “seguridad” que supone el hecho de que se localice justo bajo el puente de la autopista en Mollavao. En declaraciones a la Cadena Ser, Losada explica que “una Comisaría exige unas condiciones de seguridad” muy elevadas y su ubicación bajo ese viaducto implica “que sea vulnerable”, según han advertido técnicos del ministerio que ya han inspeccionado la zona.

Por el momento no se ha adoptado una decisión en firme sobre la rehabilitación para uso policial de la Casa del Mar, toda vez que el traslado de los servicios sanitarios al nuevo edificio hospitalario de Mourente no es inminente. Sin embargo, es posible que el informe técnico final sea negativo, por lo que el subdelegado del Gobierno ya ha emplazado al Concello a buscar, y ofrecer a Interior, terrenos alternativos en los que construir una sede policial nueva.

Lo que tienen claro la Dirección General de la Policía y la subdelegación es que “la construcción de una nueva Comisaría Provincial en la ciudad de Pontevedra es prioritaria”, y ha comenzado la carrera por encontrar una alternativa al edificio de Joaquín Costa.

Losada admite que de las cuatro comisarías provinciales gallegas, la de Pontevedra es la que se encuentra en una situación más deficitaria, ya que la de Lugo, la otra que también presentaba importantes problemas, ya ha logrado un compromiso de cesión de un solar por parte del Concello. “Esa debería ser una de las líneas de actuación fundamentales y, de hecho, en la reunión que el delegado del Gobierno mantuvo hace un par de meses con el alcalde de Pontevedra, ya se planteó la necesidad y urgencia de encontrar un solar adecuado para la construcción de esta nueva comisaría provincial”, destacaba hace unos días.

Abel Losada informó que “ante la falta de respuesta” el Gobierno se planteó la utilización del solar en el que en estos momentos se encuentra la Casa del Mar de Mollavao. “Se solicitó al Concello de Pontevedra una información preliminar no formal de carácter urbanístico sobre la situación de un solar que es de titularidad estatal”.

En la carrera por encontrar esos terrenos de cesión municipal se ha implicado el PSOE, partido al que pertenece Losada. El grupo socialista de Pontevedra lleva al pleno de hoy una propuesta en la que insta al gobierno local a iniciar con carácter urgente los trámites para la construcción de un Edificio Municipal de Emergencias, que acoja, como mínimo, las dependencias de la Policía Local, Bomberos y Protección Civil. Además, estas mismas instalaciones también estarían destinadas a la Policía Nacional, para facilitar la coordinación entre los cuerpos, según ha explicado el portavoz del PSOE local Iván Puentes.

No es la primera vez que se baraja la Casa del Mar para otros usos policiales. Ya en octubre del año pasado se habló de la posibilidad de trasladar a Mollavao la sede de la Policía Local de Pontevedra en la reunión mantenida entre el Concello de Pontevedra y el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda. La parcela es de 2.054 metros cuadrados, de los cuales solo está construida la tercera parte, “por lo que hay muchas posibilidades de aumentar, y está muy bien comunicada”, según el concejal César Mosquera, que recuerda que la superficie edificada de la actual Comisaría Provincial ronda los 4.500 metros cuadrados en la calle Joaquín Costa. “Aquí se podrían sacar hasta 10.000 metros cuadrados”, dijo respecto a Mollavao.

La “inestabilidad” del terreno aplaza la reforma del nudo de Bomberos

Los mismos problemas que provocaron durante años el hundimiento del puente de la calle Domingo Fontán sobre la autopista se han detectado ahora en el resto de ese ámbito, lo que ha provocado la paralización de las obras de reforma del nudo de Bomberos. Esos trabajos, adjudicados en julio de 2023 por 9,5 millones, comenzaron en febrero con una serie de catas y sondeos en la zona de actuación, pero todo el proceso ha quedado en suspenso al detectarse que el terreno es “inestable”. Esa inestabilidad ya se conoce desde hace años toda vez que se trata de un espacio afectado por el humedal de las marismas del Alba, y por tanto inundable, fue objeto de rellenos en su día e incluso acogió durante años el vertedero municipal de basuras y buena parte de esos residuos aún continúan enterrados. De hecho, cuando se ejecutó en 1992 el tramo de la AP-9 que atraviesa esa zona ya se detectó que el terreno registraba hundimientos, con el puente de Domingo Fontán como el elemento más vulnerable, en cuyas juntas de dilatación se producen grandes desniveles. Ya en aquellos años la concesionaria de la autopista tuvo que realizar reparaciones en ese punto. Este año, después de numerosas quejas de los conductores y cierto debate sobre la administración competente, el Concello decidió en marzo reparar ese “escalón”. Ahora, el mismo problema de inestabilidad del terrenos que se detectó en su día en Domingo Fontán obliga a retocar el proyecto del nudo de Bomberos y aplazar las obras varios meses, sin un calendario concreto.

Suscríbete para seguir leyendo