Abogados de oficio de Pontevedra se dan de baja en la atención de la violencia machista

Siguen la medida adoptada por letrados de Marín o Cangas en el marco de la huelga que protagonizan desde noviembre

Una protesta de abogados del turno de oficio ante la Audiencia

Una protesta de abogados del turno de oficio ante la Audiencia / Rafa Vázquez

N. D.

Ccerca del 60% de los Letrados de Pontevedra han solicitado este viernes causar baja, desde el próximo 1 de julio de 2024, en el Turno de Oficio (especial), de Violencia

de Genéro, según ha informado el colectivo Dignidade Avogacía. La medida es similar a la adoptada por letrados de Cangas, Lalín, Marín y Ourense, y no se desc arta que "en los próximos días se sumen a ello más compañeros que, por unos u otros motivos, no han estado en disposición de solicitarla hoy".

De ese modo, el número de profesionales que se encargarán de prestar asistencia integral (asuntos no solo penales, si no los de carácter civil, laboral o contencioso derivados de ello), a las víctimas de violencia de género en Pontevedra, Poio, Ponte Caldelas, Cerdedo-Cotobade y A Lama, "se verá reducido de forma sensible, a menos de la mitad, mientras se mantenga la huelga" que este colectivo protagoniza desde el pasado 21 de noviembre y "que cada vez se agudiza más, dada la falta de atención y de respuesta por parte de las Administraciones Públicas implicadas en ello, singularmente la Xunta de Galicia que, lejos de asumir la problemática y de procurar solventarla con rapidez, parece ignorarla, ocultando datos reales de seguimiento".

Los abogados del turno de oficio se quejan de que "no se le reconocen derechos elementales como lo es el de cotizar por sus servicios o, simplemente, el de cobrar por todo el trabajo que se lleva a cabo por su parte en todos y cada uno de los expedientes que asumen, abonándoseles, sin embargo, solo parte de sus actuaciones".

También señalan que "no es tolerable, ni asumible, que a los justiciables a los que se asiste por cuestiones penales (sean mayores o, igualmente, menores de edad), se les tenga que atender en cualquier pasillo de cualquier juzgado, sin disponerse de un espacio reservado y adecuado para entrevistarse con ellos, con la privacidad que requiere cualquier asunto, mientras hay múltiples despachos que habitualmente no se utilizan en todos los edificios judiciales".

Otra de sus quejas es que seran estos abogados los que "tengan que asumir de su propio bolsillo y con sus propios medios, en muchos casos, un servicio público que es de obligado cumplimiento y que, por lo mismo, debe ser sufragado y convenientemente atendido con todos los medios de los que sí disponen las Administraciones Públicas que, sin embargo y de forma inexplicable, omiten hacerlo según corresponde".

Por todo esto han decidido dejar de prestar el servicio de asistencia integral en materia de violencia machista "para llamar la atención respecto de la importancia de la

labor que se lleva a cabo por los letrados adscritos al turno de oficio, en este caso, además, en una materia especialmente sensible y para la que se requiere tener formación especializada, aspectos de especial relevancia que, sin embargo, es obvio que no están teniendo la debida consideración, ni el trato digno que merecen".

La baja cursada este viernes se mantendrá por su parte mientras no se atienda a las justas reivindicaciones del colectivo.