El sentimiento en Fontesanta: “Esto es una desesperación, desde hace años nos tienen abandonados”

Vecinos de la urbanización de Salcedo denuncian falta de limpieza y cuidado por parte del Concello de Pontevedra

Dos vecinas caminan por una de las pistas en total abandono junto a la urbanización.

Dos vecinas caminan por una de las pistas en total abandono junto a la urbanización. / GUSTAVO SANTOS

Están a solo un paseo de veinte minutos aproximadamente caminando del centro de Pontevedra, pero sienten que la distancia parece muchísimo mayor “por el abandono al que nos someten”. Son los vecinos de la urbanización de Fontesanta, en la parroquia pontevedresa de Salcedo. Aseguran que llevan años sufriendo la dejadez del gobierno local en lo que se refiere a la limpieza y cuidado de la zona y que, pese a que han hecho visibles sus protestas más de una vez, “esto es una desesperación, seguimos igual y nos tienen abandonados”.

Mariló Sanmartín es una de estos vecinos. Vive en la calle Fotógrafo Zagala y ya no sabe a dónde ni a quién recurrir para que se ponga fin a esta falta de mantenimiento.

La cara y la cruz de la urbanización: a la izquierda la finca de Adif a monte y a la derecha las viviendas.

La cara y la cruz de la urbanización: a la izquierda la finca de Adif a monte y a la derecha las viviendas. / GUSTAVO SANTOS

La urbanización está compuesta por alrededor de medio centenar de chalés, pero recuerda que esto “no es una excusa para que el Concello no haga su trabajo de limpieza”. Tiene la sospecha de que como se trata de una urbanización el gobierno local ejerce dejadez de funciones. “Pero es que aquí hay zonas privadas, como la piscina, pero otras no son nuestras, son públicas, como las canchas de tenis , baloncesto y pádel, totalmente abandonas, destruidas, y cualquiera que venga por aquí las puede ver. También está así un solar de Adif con la vieja vía”, se lamenta.

Es más, con solo echar un vistazo es evidente la diferencia entre la limpieza y mantenimiento de las zonas privadas y las públicas, con suciedad, maleza, ratas, culebras, etc...

Mariló Sanmartín junto a una finca de la que sobresale la maleza.

Mariló Sanmartín junto a una finca de la que sobresale la maleza. / GUSTAVO SANTOS

En este sentido, recuerda que “nosotros pagamos el IBI como el resto de vecinos de la ciudad y el nuestro no es precisamente barato”. Así, asegura que, en su caso, es de unos 1.200 euros al año, “pero, por ejemplo hay vecinos que pagan más de 2.000 euros”. “Yo sé que esto va por superficie y conozco a otra gente que en el centro paga 700 euros por toda una planta de un edificio, pero ellos sí que tienen servicio de limpieza en su calle no como nosotros”, señala.

Esta urbanización se encuentra en Salcedo, muy cerca del centro de la Asociación Juan XXIII y de otra urbanización de viviendas modestas, construidas en su momento como viviendas de protección oficial. “Pero solo es nuestra zona la que no se limpia, el resto sí”, concluye Mariló Sanmartín.