A la caza de trabajadores de la hostelería para un verano “mejor o igual” que el anterior

Las reservas se han adelantado con respecto a otros años y agosto roza el lleno

Los empresarios se enfrentan a dificultades para encontrar personal

Desde finales de mes habrá más movimiento

Terrazas en praza de Ourense este mes de junio

Terrazas en praza de Ourense este mes de junio / Gustavo Santos

Gala Dacosta

Gala Dacosta

El arranque de la principal temporada turística en la comarca apunta a un verano inmejorable, pero que obligará a hosteleros a enfrentarse al mayor reto: encontrar trabajadores para el verano. Esta crónica escasez de mano de obra se hace notar especialmente en roles cruciales como camareros y personal de hostelería cualificado, en general.

Alfonso Martínez, desempeñando su rol como presidente del Consorcio Empresarios Turísticos de Sanxenxo (CETS), aporta una perspectiva bastante reveladora sobre la actualidad laboral en el sector. Y es que lacontratación de personal para la temporada estival avanza a un ritmo más lento de lo anticipado, reflejando una tendencia que ha persistido desde el inicio de la pandemia.

El presidente del CETS, reflexionando sobre las próximas perspectivas del verano y la inminente llegada de la temporada alta, destaca la necesidad de que el sector turístico se esfuerce por resultar atractivo para los trabajadores. “Es cierto que este sector demanda cierta vocación y sacrificio”, señala Martínez, especialmente debido a su naturaleza estacional y a la necesidad de trabajar durante fines de semana y períodos en los que gran parte de la población está de vacaciones.

Sin embargo, hace hincapié en que “no se debe equiparar trabajo estacional con trabajo precario”. El empleo temporal no debe comprometer los salarios acordes con lo estipulado en los convenios colectivos (incluso pueden ser superiores debido a la actual demanda de trabajadores), ni tampoco los adecuados períodos de descanso y las jornadas laborales ajustadas a la legislación vigente y a los acuerdos colectivos. Los hosteleros, apuntala, deben cumplir un convenio y “tener a la gente en condiciones”.

La situación en Sanxenxo es representativa de los desafíos que enfrenta el sector en las Rías Baixas, con considerables dificultades para encontrar personal justo antes del inicio del verano, en unos meses de mayo y abril que incluyen días festivos y marcan la transición hacia la temporada estival. Esto ha llevado a que la Semana Santa sea considerada el punto de partida para muchos establecimientos, que, salvo aquellos de mayor envergadura, deciden cerrar durante el invierno y ahora se encuentran en la búsqueda de personal. Además, la naturaleza temporal y estacional del trabajo en hostelería no atrae a todos, y la búsqueda de personas con la combinación adecuada de habilidades y experiencia se ha vuelto cada vez más ardua.

En lo que respecta a las reservas, se observa un ritmo constante y alentador, particularmente para el mes de agosto, lo que puede atribuirse a la precaución ante una potencial escasez de alojamiento y a la preocupación por los precios. Además, se ha detectado un incremento en la duración promedio de las estancias de los visitantes, un indicador positivo de su compromiso con la región y su deseo de explorarla a fondo.

Se prevé el aumento del gasto medio en torno a un 11%

El Observatorio Cetelem ha anunciado un pronóstico alentador para el gasto turístico este año, con un aumento significativo del 11%. Este incremento lleva el gasto medio de los consumidores españoles de 1.174 euros el año pasado a 1.307 euros este año, reflejando un renovado optimismo y un deseo creciente de disfrutar del verano. Entre las tendencias destacadas, el viaje por España con alojamiento en hoteles o apartamentos ha experimentado un notable aumento en popularidad, incrementándose en dos puntos hasta alcanzar un 41%. Este tipo de viaje es especialmente preferido por grupos demográficos como los encuestados de entre 45 y 49 años, con un 47%, y aquellos de entre 40 y 44 años, con un 45%. Sin embargo, el turismo no se limita únicamente al alojamiento.

Las compras siguen siendo una actividad popular, con un 39% de los encuestados mencionándolas, lo que representa un punto porcentual más que en 2023. Esta actividad es particularmente atractiva para los consumidores más jóvenes, de entre 18 y 39 años, quienes consideran las compras como una parte integral de sus vacaciones. Además, el informe destaca un crecimiento significativo en otros tipos de viajes. Por ejemplo, el número de personas que planean viajar por España alojándose en casas de amigos o familiares ha aumentado en un 8%, alcanzando un 28%. Asimismo, los viajes al extranjero con alojamiento en hoteles también experimenta un repunte.

Suscríbete para seguir leyendo