El IGVS licita 74 viviendas públicas en Valdecorvos con una lista oficial de demandantes de 988 familias

El edificio, de 15,6 millones, tendrá 20 pisos de dos dormitorios, 50 viviendas de tres y cuatro de cuatro | Se dedicará al alquiler social

Infografía de los futuros edificios

Infografía de los futuros edificios / FdV

Un total de 734 familias están inscritas a día de hoy en el Rexistro de Demandantes para obtener una vivienda pública en régimen de alquiler. Otras 254 apuestan por el arrendamiento con opción de con opción de compra. Son, por tanto, 988 los aspirantes a resultar adjudicatarias de alguna de los 74 pisos de promoción pública cuya licitación convocó ayer el Instituto Galego de Vivenda e Solo por 15.625.297 millones de euros, bajo un diseño de Díaz & Díaz Arquitectos, ganadores del concurso convocado en su día por la Xunta. Será el segundo inmueble de este tipo en ese barrio puesto que en el polígono ya existe un edificio de 132 pisos de promoción pública, entregados en 2016.

Estas 74 viviendas se levantarán en la zona norte del polígono de Valdecorvos, en una parcela de 4.620 metros cuadrados, y se destinarán exclusivamente al alquiler social. Los 988 anotados en el Rexistro para esta modalidad de arrendamiento suponen el 86% del total de anotados. Hay 68 más que aspiran a una vivienda social en régimen de propiedad, opción ya escasa desde hace tiempo, y otros 91 apuestan por otras modalidades. Son en total 1.147 familias las inscritas en el citado Rexistro en el municipio de Pontevedra.

En un 16% más que hace un año y la cifra sitúa a la ciudad del Lérez como el tercer municipio de Galicia con mayor demanda residencial, solo por detrás de los 6.944 solicitantes de Vigo y los 2.433 de A Coruña. En Santiago hay 962 inscritos, otros 940 en Lugo, 535 en Ourense y 454 en Ferrol. En el resto de la comarca pontevedresa, sin incluir a la capital, la demanda oficial es de 391 personas, un 15% más que hace un año, con mayor incidencia en Marín (95), Poio (89), Caldas de Reis (56), Cerdedo-Cotobade (49) donde se acaban de entregar cuatro viviendas, Sanxenxo (40) y Barro (27). Las promociones públicas en estos municipios son nulas, salvo el reciente caso de Carballedo

El proyecto que se licita desde ayer incluye también garajes, trasteros y locales en una edificación de vivienda colectiva de promoción pública “con locales comerciales en planta baja y trasteros en el bajo cubierta”. En concreto serán “cuatro edificaciones, una con planta cuadrada de 22 x 22 metros y otras tres rectangulares de 12,8 x 38 metros pudiéndose aprovechar la totalidad de la parcela bajo rasante. De este modo, el espacio de parcela no ocupado por la edificación sobre rasante tiene un uso público-privado, es de acceso libre y público pero de gestión privada, pudiendo ser ocupado por locales”, según detalla la documentación técnica.

El solar elegido, próximo a la N-531, “es una parcela irregular, con tres salientes que conectan al vial rodado en el frente suroeste. El resto de la parcela está rodeada por zona de monte y otras parcelas pertenecientes al polígono” y albergará 20 viviendas de dos dormitorios (cuatro de estas accesibles), cincuenta de tres y cuatro pisos de cuatro. “Se ha optado por seguir un sistema modular en la ordenación y configuración de la propuesta. La planta sótano se distribuye para poder situar las 144 plazas de aparcamiento y los cuartos de instalaciones. La modulación seguida en planta permite variar la configuración de la propuesta, pudiéndose adaptar a tipologías de 2, 3 y 4 dormitorios, dejando la zona de día (salones y cocinas) hacia la parte sur, conectadas a terrazas continuas y la zona privada o de noche (dormitorios), hacia la fachada norte. En planta baja se definen los usos en función del bloque, quedando tres bloques como mitad comercial y mitad residencial y el cuarto como residencial en toda la planta. Las plantas bajocubierta de los cuatro edificios se aprovechan para situar los trasteros”.

La Xunta cuenta con dos parcelas más, que quiere sacar a subasta

La parcela elegida para este inmueble de promoción pública no es la única de titularidad de la Xunta, que posee al menos dos más, pero que ha destinado inicialmente a la iniciativa privada. Hace unos meses sacó a subasta esas dos fincas, que suman más de 4.300 metros cuadrados y que tienen capacidad para acoger más de un centenar de viviendas protegidas. En concreto, se trata de un solar de 3.201 metros cuadrados y otra de 1.147 metros cuadrados. En la primera se podrían ejecutar 56 viviendas y otras 48 en la segunda. Sin embargo, ninguna empresa o cooperativa se ha interesado por estos solares, con un precio mínimo aproximado de 2,8 millones. Este concurso incluía, como novedad, la posibilidad de que las parcelas podían adjudicarse en régimen de derechos de superficie, con una duración de 60 años y la obligación por parte de los promotores de que las viviendas se destinen al alquiler. Al margen de estos dos solares con pisos de promoción pública, se adjudicaron otras parcelas a cooperativas para viviendas colectivas y adosadas. Por su parte, el Concello dispone de un terreno, en principio para pisos protegidos, pero el gobierno local no contempla ese uso.

Suscríbete para seguir leyendo