Pontevedra, lugar mágico

Los mejores magos del mundo se dieron cita en el Auditorio Afundación durante el VII Galicia Magic Fest

Público asistente a la gala en el auditorio de Afundación.

Público asistente a la gala en el auditorio de Afundación. / Rafa Vázquez

Gala Dacosta

Gala Dacosta

La séptima edición del Galicia Magic Fest deslumbró a los pontevedreses con los trucos de renombrados magos de todo el mundo en el auditorio Afundación. Mayores y pequeños salían del recinto fascinados e ilusionados por lo que acababan de contemplar.

Jun Woo Park, de Corea del Sur, considerado el mejor en “manipulación”.  | // RAFA VÁZQUEZ

Jun Woo Park, de Corea del Sur, considerado el mejor en “manipulación”. | // RAFA VÁZQUEZ / Gala Dacosta

El pontevedrés Pedro Volta, anfitrión del evento y reconocido mago, destacó la importancia del tiempo compartido con los otros como la verdadera esencia de la magia. Y el festival fue eso: una ocasión para compartir y disfrutar de un elenco de magos de renombre internacional, que incluía a Jun Woo Park, mago de Corea del Sur considerado el mejor en “especialidad de manipulación”. Lo siguió el gran Eric Chein, otro mago estelar procedente del continente asiático y auténtico fenómeno viral, gracias a programas como Got Talent, alrededor del mundo.

Michaek Szaniel, un mago y cómico francés, aportó su singular estilo humorístico a la gala que desastó las carcajadas en el patio de butacas. Además, figuras como Mag Marín, campeón de magia en diferentes países y reconocido por su espectacularidad, y la mentalista Jessica Guloomal, procedente de Canarias y ganadora del Premio Nacional de Magia, mostraron su destreza en un evento que se caracterizó por la enorme diversidad de estilos y la reivindicación del talento femenino en el mundo de la magia. “Estamos viviendo una auténtica revolución en la magia y queremos compartirla con el público”, aseguraron desde la organización del evento.

El cierre del espectáculo lo llevó a cabo Pedro Volta, quien además ha sido el director artístico del festival. Volta llevó a los espectadores a una dimensión distinta gracias a su poder de narración a la par que genera ilusiones sobre el escenario.