El Concello proyecta un nuevo acceso a la playa de Silgar adaptado a personas con discapacidad

Se ubicará en la zona más próxima al mirador hacia el arenal en el Vicaño y se solicita el permiso previo de Costas | Se diseña un plan similar para Area de Agra, que carece de él

Una de las rampas de Silgar, como la que se quiere instalar el final de la playa.

Una de las rampas de Silgar, como la que se quiere instalar el final de la playa. / Gustavo Santos

El Concello de Sanxenxo quiere habilitar un nuevo acceso peatonal a la playa de Silgar, la “joya de la corona” del verano en la localidad. Se pretende crear en la zona más próxima al mirador hacia el arenal en el Vicaño, junto al hotel Sanxenxo, ya que en ese tramo de la playa hay un déficit de entradas, en parte debido al notable desnivel entre el paseo y la arena. Este nuevo acceso sería una rampa habilitada para personas con algún tipo de discapacidad, según ha apuntado el Concello.

Además de en Silgar, el gobierno local apuesta por crear otro acceso a la pequeña playa de Area de Agra, en la zona de A Granxa, que carece de un servicio de este tipo en condiciones. Para su ejecución, el Concello necesita la autorización de Costas, por lo que ya ha presentado ambos proyectos ante su servicio provincial con el fin de tramitar ese permiso. Durante los próximos veinte días, el expediente estará sometido a exposición pública. Desde el gobierno local han explicado que es preciso disponer de esa autorización para ocupar el dominio público de Costas ya que se trata de rampas y entradas de nueva ejecución, no de reparar las existentes. Para este segundo proceso no sería necesario ese permiso.

Además, la ejecución también estaría pendiente de la obtención de fondos con los que sufragar las obras. La intención municipal es acudir a posibles subvenciones al efecto.

En la zona donde se diseña la rampa de Silgar, el Concello obtuvo hace tiempo autorización de Costas para remodelar el mirador, pero hasta la fecha no se han dado pasos para su ejecución. Se trata de un plan muy ambicioso de cerca de medio millón de euros y presentado hace dos años para remodelar por completo ese mirador mediante estructuras voladas, nuevos elementos de protección y un cambio total de su imagen, con un aspecto más “futurista”. En su día se apostaba por “generar un punto de referencia visual al comienzo-final del futuro paseo; y potenciar el uso del mirador con la creación de una plataforma de observación, dispuesta a distinta cota, aprovechando la diferencia de nivel que presenta el actual mirador con la acera y vial que discurre por la parte trasera, generando un singular punto de observación fácilmente identificable”.

La propuesta de remodelación insiste en que “la intervención se compone de dos actuaciones fundamentales, una es la creación de un nuevo mirador dispuesto a una cota elevada con respecto al actual mirador de O Vicaño; y la otra intervención es la puesta en valor de la plataforma que constituye el actual mirador, para lo cual se realizan acciones de cambio de pavimento, mobiliario, barandillas e iluminación”.

Suscríbete para seguir leyendo