El Hotel Baixamar de Sanxenxo sobre la acogida de migrantes: “La ONG valora pros y contras”

El encargado de este establecimiento hotelero en Areas y sus empleados esperaban este martes una respuesta mientras aprovechaban para acondicionar los cuartos para unas 60 personas

Hotel Baixamar de Areas, en Sanxenxo, en la tarde de este martes.

Hotel Baixamar de Areas, en Sanxenxo, en la tarde de este martes. / GUSTAVO SANTOS

A las tres y media de la tarde de este martes el Concello de Sanxenxo recibía una llamada del delegado del Gobierno en Galicia, Pedro Blanco, en la que se le informaba de que finalmente se alojarán en Sanxenxo “entre 60 y 70 migrantes” que llegarán a la villa procedentes de Canarias el festivo de Todos los Santos o el jueves. Todo el grupo será acogido en un único establecimiento hotelero, “todavía por concretar”, según fuentes del ayuntamiento sanxenxino.

“Las versiones que justifican los continuos cambios no dejan más que en evidencia la descoordinación por parte del Gobierno en esta emergencia social. Sanxenxo recibirá a los migrantes con la solidaridad y el respeto que merecen unas personas que se juegan la vida en busca de un futuro mejor”, afirma el Concello en una nota de prensa en la que muestra su malestar por la falta de información en este asunto, una acción humanitaria que se llevará a cabo, además, en otros municipios españoles.

Se trata de la reubicación de grupos de migrantes que arribaron en las últimas semanas a Canarias, desbordada por esta crisis humanitaria con la llegada de más de 13.000 personas solamente el pasado mes de octubre.

La idea inicial era que el día 1 llegasen 175 migrantes y el día 8 otros 175

Ni siquiera a última hora de la tarde de este martes las fuentes oficiales consultadas por FARO confirmaron en qué hotel se recibirá a estas personas. Sí se indicó el día anterior que sería un solo establecimiento. Y aunque en un principio la idea del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones era que el día 1 llegasen 175 migrantes y el día 8 otros 175, finalmente, tal y como indicó el Concello de Sanxenxo parece que solo serán “entre 60 y 70” esta primera semana. Todavía está por ver qué ocurrirá la próxima.

Aunque se barajaron varios nombres de hoteles, el que más suena con fuerza es el Baixamar de Areas, en el desvío hacia el párking de esta popular playa.

Se trata de un establecimiento que cuenta con 20 habitaciones con capacidad para unas 60 personas, como así se lo confirmó a este periódico su encargado, Jorge González, un empresario asturiano que tiene alquilado este conocido negocio de alojamiento a pie de uno de los arenales más visitados del municipio.

Su mensaje a FARO fue el mismo por la mañana que a última hora de la tarde: “La ONG está valorando pros y contras y estamos escuchando información y nosotros haciendo nuestras cuentas”.

En todo caso, él mismo y sus empleados aprovecharon todo el día para acondicionar los cuartos, por si finalmente la respuesta de la organización no gubernamental encargada de la gestión de esta acción humanitaria (ACCEM) era positiva y tener todo listo lo antes posible.

“La ONG está valorando pros y contras y estamos escuchando información y nosotros haciendo nuestras cuentas”

Jorge González

— Encargado del Hotel Baixamar

Una de las cuestiones fundamentales para los hoteles, y así lo reconoce el propio Jorge González, es el tiempo en el que se van a quedar los migrantes, porque si se extiende mucho en el tiempo podría llegar a coincidir con épocas de temporada alta. “Nos hablan de uno o dos meses. Nosotros, en todo caso, respondimos a todas las cuestiones que nos plantearon. Para el festivo lo veo casi imposible, pero la ONG tenía cierta premura”, afirmó.

Todavía queda en el aire la incógnita de qué ocurrirá con el resto de personas que el Ministerio tenía pensado reubicar en Sanxenxo, hasta completar esa cifra inicial de 350. No se sabe si irán todos a un único hotel, que tendrá que ser de gran capacidad, si se repartirán en varios o si, finalmente, no llegarán a la villa.

Hay que recordar que el ministro de Migraciones, José Luis Escrivá, celebró este martes por la tarde una reunión telemática con responsables en materia migratoria de todas las comunidades autónomas, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y varios alcaldes de ayuntamientos, aunque entre estos últimos no se citó al de Sanxenxo, Telmo Martín.

Programa de atención humanitaria

El programa de atención humanitaria a personas llegadas a las costas españolas funciona desde hace años y trabaja con ubicaciones de acogida en todo el territorio nacional, “no solo en los puntos de llegada”, según fuentes del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

“Las personas van a diferentes puntos dependiendo de su perfil. Si no tienen vulnerabilidad van a recursos más estándar pero si hablamos de familias, menores o personas con alguna vulnerabilidad van a recursos especializados en atender esos perfiles. Trabajamos con 20 ONG que son especializadas en ello”, indican estas fuentes.

La acogida se les puede dar en albergues, hostales, hoteles, centros, campamentos…, donde reciben alojamiento y manutención, asistencia sanitaria, apoyo psicológico, asistencia jurídica, orientación laboral y clases de español. En estos recursos son libres de entrar y salir. Para ello, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y migraciones cuenta con la colaboración de ONG locales.

Albergue Senda Sur de O Porriño, donde ya se ha reubicado a un grupo de migrantes.

Albergue Senda Sur de O Porriño, donde ya se ha reubicado a un grupo de migrantes. / FdV

[object Object]

O Porriño ha recibido a 40 migrantes procedentes de Canarias, que descansan ya, de forma provisional, en un albergue de la localidad, donde permanecen atendidos por la ONG Diversidades, de la Red Acoge. Ajenos al revuelo político y al cruce de declaraciones entre alcaldes, Xunta y Gobierno central acerca de su llegada, este grupo de senegaleses, todos adultos jóvenes, llegaban la noche del lunes a las instalaciones del albergue Senda Sur, en el casco urbano de O Porriño. Las conversaciones entre ellos y, sobre todo los teléfonos móviles, con los que se han estado comunicando con sus familias y allegados, han sido su distracción en estas primeras horas. Con semblante tranquilo han saludado con una sonrisa a los peregrinos que llegaban al local, y también a los periodistas, posando incluso para cámaras y fotógrafos. Se les ha conseguido ropa y calzado.