La Policía Local de Poio remitió esta semana al juzgado de guardia de Pontevedra un atestado en el que se investiga a un conductor por un posible delito contra la seguridad vial. Se trata de un varón que presentaba "una grave infuencia por drogas en la conducción" y que fue interceptado como resultado de un accidente de circulación. Sometido a la prueba del narcotest, los agentes municipales explican que dio positivo en cinco sustancias estupefacientes diferentes.

Desde la Policía Local de Poio recuerdan que conducir bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas está castigado con penas de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses o la realización de trabajos para la comunidad de 30 a 90 días además de la privación del derecho a conducir vehículos a motor de uno a cuatro años si la infracción se tramita por la vía penal.

Desde el cuerpo municipal detallan que en los últimos tiempos "detectamos un notorio incremento de conductores que dan como resultado positivo en el test de drogas". Solo este mes, la Policía Local contabilizó cinco casos positivos de personas que se encontraban al volante y dieron positivo por estupefacientes. Esta infracción en la vía administrativa supone una multa de 1.000 euros y la pérdida de seis puntos del carné además de la inmovilización del vehículo.

Los tipos de droga más habituales son los positivos en cocaína y THC, aunque también se detecta la presencia de opiáceos, MDA o MDMA, benzoilecgonina o anfetaminas.