Siete de cada diez familias del municipio afirman que reciclan la materia orgánica

Una mujer deposita una bolsa de basura orgánica en el contenedor marrón.

Una mujer deposita una bolsa de basura orgánica en el contenedor marrón. / Gustavo Santos

La campaña que desde hace unos años tiene en marcha el Concello para cumplir lo antes posible las exigencias europeas y convertir en compost los restos de comida y demás residuos orgánicos parece que es buen aceptada por los pontevedreses. El 93% de las familias afirma que separa en origen sus residuos domésticos y en concreto, en siete de cada diez hogares se dispone de un recipiente específico para la materia orgánica, que después se deposita en los composteros individuales o comunitarios o en los contenedores marrones ubicados en el centro urbano.

Así se desprende de la macroencuesta que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el comportamiento general de los hogares en materia de basuras. Este estudio, elaborado con datos de 2021, detalla que de las 32.789 familias contabilizadas en 2021 en el municipio, 30.558 (el 93%) practica con regularidad la separación en origen, una costumbre especialmente arraigada en el caso de las parejas sin hijos.

El informe analiza qué tipo de materiales se separan en los domicilios y llama la atención la elevada incidencia de la materia orgánica. Hasta el 72% de las familias aseguran que reciclan sus restos de comida, es decir, casi 24.000 hogares. Se trata de un porcentaje muy elevado para un plan que todavía no está plenamente implantado en todo el municipio, si bien hay ya un extenso parque de composteros comunitarios y el contenedor marrón está implantado en todo el centro urbano.

En todo caso, otros productos como el papel, el vidrio y los envases presentan un nivel de separación mayor y más del 85% de las familias afirma que depositan esos residuos en sus respectivos contenedores azul, verde o amarillo.

De este modo, Pontevedra puede presumir de consolidar sus cifras de reciclaje. El último balance oficial corresponde al año 2021, el mismo del estudio del INE, año en el que se superaron las mil toneladas en papel y cartón, envases y vidrio. Por su parte, el tratamiento de la materia orgánica a través de los contenedores marrones se acerca también a las mil toneladas al año. El objetivo es reciclar el 60% de los residuos en 2030, siguiendo las directrices de la Unión Europea.

Este buen comportamiento del compostaje tiene una ventaja añadida, y es la reducción de los envíos del contenedor verde (resto) a Sogama.

Suscríbete para seguir leyendo