El juez envía a prisión al acusado de acuchillar a una mujer en Marín, investigado por intento de homicidio

La víctima, ya fuera de peligro, cuelga vídeos en TikTok dede la UCI de Montecelo

A. D. custodiado por la Policía, al acceder a los juzgados

A. D. custodiado por la Policía, al acceder a los juzgados / Rafa Vázquez

N. D.

El juzgado ha decretado el ingreso en prisión, comunidad y sin fianza, para el hombre de 50 años que fue detenido el lunes por acuchillar reiteradamente a una mujer en la calle Jaime Janer de Marín. Se le investiga judicialmente por un delito de homicidio en grado de tentativa, según ha informado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

El acusado, vecino de Marín, fue puesto a disposición judicial poco después de las 11.00 horas de este miércoles y prestó declaración durante varias horas. Llegó a los juzgados esposado y custodiado por varios agentes y con síntomas de debilidad. En los días previos tuvo quer ser sometido a tratamiento psiquiátrico.

Mientras tanto, la víctima una mujer de 47 años vecina de Marín ha colgado varios vídeos en TikTok desde la UCI de Montecelo, en la que se recupera de las "quince puñaladas" que ella misma cita en las imágenes: "Quince puñaladas de una persona que no conocía de nada que supuestamente estaba enferma. Tengo la espalda hecha una mierda y en la mano, con la que le quité el cuchillo".

"La espalda hecha una mierda", explica, y la misma suerte corrió una de sus manos con la que, detalla, quitó el arma al asaltante, porque llevaba "cuchillo", "un martillo" y "cosas así".

"A ver si me recupero pronto, me mandan para planta y puedo hacer vídeos más guais", se despide la hospitalizada de sus seguidores en ese canal.

Su estado es grave, aunque estable y, si no hay cambios de última hora, permanecía fuera de peligro.

El arrestado tuvo que ser trasladado antes de su paso a disposición judicial a un centro médico desde los calabozos para ser observado por unos facultativos y que pudiera tomar la medicación que tiene prescrita.

Los investigadores siguen manejando este posible trastorno como detonante principal del ataque que sufrió la víctima, de 47 años y a la que supuestamente el detenido no conocía de nada, para confesar posteriormente a la Policía que “fue el diablo” quien le ordenó que “tenía que matar a alguien”.

Compareció ante del juzgado de guardia número 1 de Marín. No obstante, la instrucción del caso correrá a cargo de Instrucción 2 que estaba de guardia cuando se produjeron los hechos.