La Audiencia Provincial de Pontevedra condenó en la mañana de este martes a un vecino de Bueu, J. B. P. R., a una pena de cinco años de prisión como autor de un delito contra la salud pública en su modalidad de tráfico de drogas. La sentencia es firme al contar con la conformidad del acusado, lo que le permitió la reducción de la petición de condena que inicialmente solicitaba el Ministerio Fiscal y que ascendía a ocho años de prisión.

El acusado permanece en prisión provisional desde diciembre de 2021

Una pena privativa de libertad que el acusado podrá eludir si demuestra que está sometiéndose con éxito a su proceso de deshabituación de las drogas. Precisamente, en la sentencia se tuvieron en cuenta los atenuantes de colaboración con la justicia y adicción a las drogas en el momento de los hechos para rebajar la pena inicialmente propuesta. Además de los cinco años de prisión se le impone una multa de 150.000 euros. La Audiencia incoa ahora una pieza ejecutoria en la que, entre otras cuestiones, determinará si se suspende la pena de prisión y ordenará las diligencias necesarias para comprobar si el acusado superó este proceso de desintoxicación. Si es así, la Fiscalía no se opondrá a la suspensión de la condena de cárcel. El acusado permanece en prisión provisional desde el 4 de diciembre de 2021, cuando fue detenido, decisión ratificada en febrero del pasado año por el juzgado de Marín.

Según el escrito del Ministerio Público, el acusado de 31 años, en el año 2021 se dedicaba al tráfico de droga a terceras personas. En diciembre de ese año se procedió al registro de su domicilio en Bueu en donde se hallaron numerosas bolsas plásticas con distintas cantidades de estupefacientes. En total, se incautó cocaína valorada en 170.000 euros (unos dos kilos aproximadamente) y cuatro kilos de resina de cannabis (valorado en 26.000 euros). También se encontraron efectos relacionados con la manipulación de los estupefacientes y seis mil euros en efectivos.