La experiencia del Teucro en Primera Nacional no solo ha sido complicada en términos de victorias y derrotas. Los jugadores y el cuerpo técnico del cuadro pontevedrés han vuelto a sufrir esta semana retrasos de más de un día de duración en su viaje de vuelta de Lanzarote, donde se enfrentaron al líder de la categoría, el San José Obrero. Tras quedar "atrapado", junto con otros muchos gallegos, en el aeropuerto de Lanzarote por una huelga, en la tarde de este jueves el equipo pudo aterrizar por fin en Santiago de Compostela y regresar a Pontevedra, dos días después del partido del martes. Se trata del tercer contratiempo de este tipo que el primer equipo teucrista sufre en lo que va de temporada.

El vía crucis comenzó precisamente en el mes de septiembre, cuando estaba previsto inicialmente este partido contra el San José. En esa ocasión, la alerta meteorológica por lluvias en las Islas Canarias llevó a la Federación Española a aplazar el partido para disputarlo el pasado 6 de diciembre.

Por si fuera poco, el segundo incidente del Teucro con las aerolíneas llegó durante la primera semana de octubre, cuando el viaje tras la visita al Balonmano Ingenio de Las Palmas de Gran Canaria se convirtió en una odisea, con la cancelación del vuelo de vuelta, lo que provocó que la plantilla se tuviese que dividir en dos vuelos diferentes y buscase alternativas de transporte (tren y coches alquilados) desde Madrid.

Finalmente, el último episodio hasta el momento tuvo lugar este fin de semana, con un regreso desde Lanzarote que, 48 horas después del partido, todavía no se ha producido. Mientras tanto, la directiva del club ya se ha puesto en contacto con la Federación para negociar la posibilidad de aplazar el encuentro previsto para este sábado (19.00 horas) en casa del OAR Coruña.