La base General Morillo de Pontevedra, sede de varias de las unidades que forman parte de la Brigada Galicia VII (Brilat) celebró este jueves la tradicional parada militar en honor a la Inmaculada Concepción, Patrona del Arma de Infantería, Estado Mayor y Cuerpo Eclesiástico. A las 12:00 horas dio comienzo el acto militar presidido este año por el teniente general Luis Cebrián Carbonell, actual director general de Infraestructura del Ministerio de Defensa y que entre los años 2014 y 2017 fue el jefe de la Brilat. Durante el acto estuvo acompañado por el General Luis Cortés Delgado, jefe de la Brigada y por diferentes autoridades civiles y militares, entre ellas la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, que quisieron acompañar en esta celebración a los infantes de la Brilat. También estuvieron presentes varios alcaldes de la comarca.

El teniente general Luis Cebrián, exjefe de la Brilat, presidió el acto castrense en la base General Morillo de Pontevedra. Brilat O. C.

En el patio de armas de la base se encontraban formados los hombres y mujeres del Regimiento de Infantería Isabel la Católica 29, unidad que este año celebra su 150 aniversario de creación, al mando del coronel Carlos Aguado Valladares. Durante la ceremonia tuvo lugar la imposición de diferentes condecoraciones, el acto de Homenaje a los que dieron su vida por España, así como el desfile a pie y desfile motorizado con una representación de los medios y vehículos del regimiento.

Homenaje a los caídos. Brilat O. C.

Por otra parte, también se celebró esta festividad en el Regimiento Príncipe 3, la otra unidad de infantería de la Brilat y que tiene su sede el Acuartelamiento Cabo Noval de Siero, en el Principado de Asturias. Para estos infantes también ha sido un día importante ya que ayer miércoles día 07 de diciembre recibieron la Medalla de Oro del Ayuntamiento de Siero en reconocimiento al papel fundamental que los hombres y mujeres del regimiento desempeñaron durante la lucha contra la pandemia de covid 19, “una forma de agradecer su labor para con la sociedad” y para reflejar “la buena sintonía” entre el Ayuntamiento y el regimiento desde su instalación en esta localidad, según palabras del alcalde Ángel García.

Acto celebrado en el ayuntamiento asturiano de Siero. Brilat O. C.

El acto militar fue presidido por el Coronel Pedro Luis Gutiérrez Alcalá, jefe del Regimiento y Comandante Militar de Asturias, un reconocimiento que siguieron a pie de calle centenares de vecinos y en el que se pudo ver un solemne arriado de Bandera, un desfile a pie y un concierto a cargo de la Unidad de Música del Mando de Apoyo a la Maniobra de A Coruña.

Imposición de condecoraciones. Brilat O. C.

La instauración de la Inmaculada Concepción como patrona del arma de Infantería tiene su origen en los hechos acaecidos en 1585, en la Batalla de Empel. Allí ocurrió lo que se llamó “el Milagro del Empel”. En aquel entonces, los Tercios Españoles luchaban contra los ejércitos de las Provincias Unidas de los Países Bajos, dentro de la guerra de los Ochenta Años. La leyenda cuenta que en un momento muy delicado de la batalla para los españoles, un soldado encontró una imagen de la Inmaculada Concepción Virgen en una tabla flamenca tras cavar una trinchera. Entonces, el ejército montó un altar a la Virgen y le rezaron toda la noche. A la mañana siguiente, el 8 de diciembre, el río Mosa amaneció congelado. Esto permitió a los españoles marchar sobre el hielo y atacar por sorpresa al enemigo. Tal fue la incredulidad ante tal suerte de los españoles que el almirante enemigo, Hohenlohe-Neuenstein, llegó a decir: «Tal parece que Dios es español al obrar tan grande milagro».