Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Rotting Pizza” o la pasión por los juegos

Nace en Pontevedra el primer colectivo de aficionados a los juegos de mesa, rol y “wargames”

La primera cita abierta al público tuvo lugar en el Centro Leste de Pontevedra. RAFA VAZQUEZ

“Rotting Pizza” (en español, pizza podrida) es el nombre de una nueva asociación surgida en Pontevedra alrededor de la cual se reúnen aficionados a los juegos de mesa, de rol y “wargames” (entretenimiento sobre conflictos bélicos). Cuenta con cerca de una veintena de socios, y creciendo, ya que la entrada está abierta a todas las personas con gustos similares. La idea es que sea un colectivo activo y participativo, con la única condición de que hay que ser mayor de edad.

Tata Naveiro e Irene Tomás son la presidenta y vicepresidenta, mientras que Javier Roldán y Alberto Pazos son el tesorero y secretario, respectivamente.

El grupo ha comenzado sus actividades para darse a conocer y llegar a más público. Una de estas citas tuvo lugar en el Centro Leste de Pontevedra, donde organizaron una jornada de entrada libre en colaboración con la Asociación Veciñal Manuel Quiroga Pedra do Lagarto, que les facilitó el espacio.

“Hay juegos para todo el mundo y para todas la edades, desde los seis años hasta los 106"

decoration

“La mayoría de nosotros nos conocimos gracias a una tienda que había en Pontevedra dedicada a este tipo de juegos. En ella se hacían muchas actividades en las que participábamos. Con la pandemia, la tienda se vio obligada a cerrar y todos nosotros dejamos de tener un sitio en el que poder encontrarnos de nuevo. Por eso decidimos crear esta asociación”, explican a FARO los integrantes de la directiva.

Las mediciones son habituales en algunos juegos. RAFA VÁZQUEZ

A la hora de hablar de juegos de mesa hay una gran variedad, “basados en una tremenda cantidad de temáticas y mecánicas diferentes”. “ Hay juegos competitivos y cooperativos, en los que importa más la economía o la guerra, la gestión de recursos o la pericia con los puzzles. Hay juegos de adivinanzas y juegos de construcción de civilizaciones. Los juegos más sencillos pueden ser juegos de pericia visual o de conformar un puzzle entre varios jugadores. Los más complejos pueden tratar de la política de la República de Roma o de la Segunda Guerra Mundial. Pueden estar inspirados en un futuro imposible o en la historia de los pueblos precolombinos”, resumen desde “Rotting Pizza”.

"Si hay un referente que podemos destacar, ese es el videojuego Final Fantasy VII. De este juego sale nuestro nombre"

decoration

“Hay juegos para todo el mundo y para todas la edades, desde los seis años hasta los 106. No es simplemente que lo ponga en la caja, algunos de ellos son juegos realmente divertidos y emocionantes que suponen un desafío para todas las personas que participan”, destacan.

Para muchos de los socios de este nuevo colectivo el mundo Tolkien es esencial, “pilar básico de la Fantasía de la que beben las historias de muchos juegos”, pero también lo es “Dragones y Calabozos (D&D)”. Asimismo, la estética ciberpunk está muy presente en “wargames” de ciencia ficción como “Infinity”, un juego de la empresa gallega Corvus Belli. También la cultura manga o los cómics americanos.

“Pero si hay un referente que podemos destacar, ese es el videojuego Final Fantasy VII. De este juego sale nuestro nombre, como también salía de él el nombre de la antigua tienda de Pontevedra. Rotting Pizza es un apodo del nombre de la tienda”, apuntan los directivos.

Algunos de los socios y jugadores de juegos de rol, mesa y "wargames". RAFA VAZQUEZ

Aunque el perfil mayoritario en el pasado de los jugadores en este sector eran hombres jóvenes por lo general con estudios universitarios, la tendencia está cambiando. “Podemos decir que los juegos de mesa están en un momento dorado y que la presencia de juegos de mesa y de rol en series de televisión amplió el interés en ellos” .

Eso sí, hay que destacar que los juegos de rol y de miniaturas son los más complejos y especializados, de ahí que su público siga siendo el heredado del perfil clásico de jugador.

El confinamiento y la pandemia del COVID en general supusieron que los juegos de mesa, rol y “wargames” fuesen una vía de escape para muchas personas y sumasen adeptos. Y es que el juego se puede realizar tanto en persona como a través de plataformas “on line”.

Primeros, y firmes, pasos: local propio

“Rottin Pizza” colabora actualmente con la Biblioteca Pública Antonio Odriozola de Pontevedra a través del club de lectura de cómic. Además, están poniendo en marcha su local, “en el que pronto podremos comenzar las actividades para todos los socios”, celebran desde la directiva.

Es la primera asociación de este tipo en la ciudad, pero hay otras similares en localidades como Cangas, “Tampus Ludit”; Vigo, “Esbozos”, o Lugo, “Asociación de Juegos de Mesa Lugo”. Incluso llegan a compartir socios entre ellas, además de organizar partidas, ligas y actividades para reunirse.


Compartir el artículo

stats