Usuarios con hasta dos años sin médico asignado, otros rotando de médico en médico, esperas por las citas de dos o tres semanas, ausencia de pediatras... Las quejas de los vecinos de Poio sobre la situación de la Atención Primaria son numerosas y por eso cientos de ellos acudieron este domingo a la convocatoria de las plataformas en defensa de la sanidad pública ante el centro de salud de Anafáns, en San Salvador, para demostrar que “con nuestra sanidad no se juega”.

La protesta estaba fijada para las doce del mediodía, pero desde mucho antes ya había personas aguardando y firmando en la mesa en la que se recogían apoyos para la iniciativa legislativa popular (ILP) que llegará al Parlamento gallego para instar a la Xunta a que adopte medidas urgentes en protección de este servicio esencial y universal.

Las pancartas desplegadas ante el centro de salud de Anafáns. RAFA VAZQUEZ

“No es un problema de ahora, sino de años. Se están vulnerando nuestros derechos fruto de los recortes del PP en la Xunta de Galicia”, aseguró Marga Caldas (BNG) que cedió la palabra para la lectura del manifiesto a integrantes de la Mesa pola Defensa dos Dereitos Sanitarios de Poio, la Plataforma en Defensa da Sanidade Pública de Sanxenxo y Enfermeiras en Loita.

Además, en la protesta hubo representantes de todos los partidos. Tanto los que componen el tripartito: BNG, con el alcalde Luciano Sobral a la cabeza; PSOE, Gregorio Agís, y Avante Poio, Silvia Díaz, como de la oposición, con Ángel Moldes por el PP.

Dos ciudadanas firman la iniciativa legislativa popular. RAFA VAZQUEZ

“El personal de los centros está sometido a condiciones de inestabilidad y precariedad laboral inaceptables y a una enorme presión asistencial por el recorte del personal y falta de recursos. En Poio siguen sin cubrir las plazas vacantes de los facultativos asignados al centro de salud de Anafáns, lo que está provocando el bloqueo de las agendas de la Atención Primaria”, aseguraron las portavoces de las plataformas en defensa de la sanidad pública.

Recordaron que en Raxó se redujo el servicio de Atención Primaria a tres días, derivando el resto a los pacientes a Urgencias, y que en Combarro sigue sin cubrir la vacante de un facultativo a tiempo completo, lo que supone que el servicio se minimice a dos tardes a la semana.

Cientos de ciudadanos se acercaron hasta el centro de salud de San Salvador de Poio. RAFA VAZQUEZ

“Desde la Xunta de Galicia y la Consellería de Sanidade no hay ninguna voluntad de hacer frente al problema dado que para 2023 el presupuesto sanitario apenas crece respecto a este año, especialmente en Atención Primaria”, se lamentaron. “Es imposible recuperar la normalidad en las consultas y con los servicios de Pediatría y los PAC cerrados por falta de personal médicos y de otros profesionales”.

La protesta concluyó con el anuncio de una gran marcha a nivel gallego el próximo 12 de febrero en Santiago de Compostela. Desde Poio se fletarán autobuses para facilitar la asistencia.