Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Todo listo para activar el protocolo del frío el primer invierno en la ciudad sin las camas de Calor y Café

La apertura del nuevo albergue mixto de Cáritas está pendiente de un permiso de la Xunta | Varios alojamientos privados se ofrecen al Concello en caso de que se necesiten plazas para que las personas sin hogar pasen la noche

Un hombre duerme en la calle en las inmediaciones de A Ferrería. // RAFA VÁZQUEZ

Con una previsión durante los próximos días de temperaturas de alrededor de ocho grados centígrados en Pontevedra, la ciudad está lista para activar el protocolo de frío en cualquier momento, tan pronto como se incrementen las necesidades de alojamiento para las personas sin hogar, bien sea por falta de plazas en los albergues, bien por que se recrudezcan las condiciones meteorológicas.

Este será el primer invierno sin uno de los albergues fundamentales en el municipio, Calor y Café, que cerró sus puertas el pasado mes de junio tras dos décadas de actividad atendiendo a los “sin techo” a través de una importantísima labor de voluntariado. De este modo, la ciudad pierde una docena de camas para hombres y mujeres y se queda, por el momento, solamente con las que ofrece Cáritas en el albergue de San Javier, en Monte Porreiro, algo más de veinte.

Está pendiente la apertura de las nuevas instalaciones de Cáritas Interparroquial en la céntrica calle Joaquín Costa, que ya están totalmente listas pero a la espera de un último permiso de la Xunta de Galicia. Esta apertura estaba prevista ya para el pasado verano, aunque se ha ido retrasando. Precisamente, su inminente inauguración fue lo que animó a los impulsores de Calor y Café, que se habían quedado sin voluntarios, a echar el cierre en su momento, contando con que su ausencia fuese cubierta por Cáritas de forma casi simultánea, algo que finalmente no ocurrió.

El concelleiro de Benestar Social, Marcos Rey, explica a FARO que el protocolo de frío del Concello de Pontevedra está listo para ser activado: “está todo tramitado y aceptado, todo previsto”. “Así como la colaboración del local que se presta para el alojamiento”, indica respecto al hostal que cada año completa las necesidades de camas que no son capaces de cubrir los albergues.

"No se ha activado el protocolo todavía porque las noticias que tenemos de Cáritas es que San Javier no está lleno todavía al cien por cien. Estamos pendientes de un permiso de la Xunta para que Cáritas pueda abrir el albergue de la calle Joaquín Costa"

Marcos Rey - Concelleiro de Benestar Social

decoration

Informa que a raíz del cierre de Calor y Café, que era el más solicitado por los transeúntes por su céntrica ubicación, “se comenzó a mover la documentación internamente antes de lo normal”.

“No se ha activado el protocolo todavía porque las noticias que tenemos de Cáritas es que San Javier no está lleno todavía al cien por cien. Además, estamos pendientes de un permiso de la Xunta para que Cáritas pueda abrir el albergue de la calle Joaquín Costa. La parte del Concello está toda lista. La obra está terminada”, asegura.

En caso de que esta cuestión se complicase y hubiese una necesidad perentoria de camas, el Concello de Pontevedra también prevé llegar a acuerdos con otros municipios cercanos para poder ofrecer plazas bajo techo a todas las personas que lo necesiten. “Estamos en contacto con otros concellos por si fuera necesario, aunque hasta la fecha no ha sido así”, resume.

Además, al menos un par de “hostel” de carácter privado que durante estas fechas no cuentan con peregrinos, se han ofrecido a la Concellería de Benestar Social por si es necesario que aporten sus instalaciones. “Hasta la fecha solo dependíamos de un establecimiento, pero recibimos la petición de dos más en caso de que sea necesario que den cobijo, por lo que tenemos un abanico más amplio”.

En todo caso, Marcos Rey destaca que hay una cuestión fundamental a destacar, que es que hay personas sin hogar que rehusan a dormir en ninguno de estos albergues, sean públicos o privados.

“En estos casos es muy importante la labor de Cruz Roja Pontevedra, con quienes estamos en contacto, porque sus voluntarios reparten mantas y bebidas calientes a aquellos que deciden dormir en la calle”, subraya el concelleiro de Benestar Social.

208 atendidos por Cruz Roja en la calle el año pasado

Cruz Roja Pontevedra tiene en marcha un programa de voluntariado para las personas “sin hogar” a través de grupos de colaboradores que salen varios días por semana cada noche para atenderlos “in situ”. Se ocupan de llevarles ropa de abrigo, como mantas, así como bebidas calientes, como leche, café o sopas instantáneas. Además, charlan con ellos y aprovechan estas conversaciones para informarles de servicios de los que pueden beneficiarse, así como de la opción de dormir bajo techo en los albergues públicos o que tienen convenio con el Concello de Pontevedra. Tal y como informan desde Cruz Roja, las salidas tienen lugar todos los martes y jueves a partir de las 19 horas. Se realizan aproximadamente hasta las 22 horas, aunque algunos días se prolongan más que otros. El número de voluntarios en activo en este programa varía, pero suele ser de diez. El año pasado, se atendió a 208 personas a nivel comarcal en este programa, una cifra que ascendió hasta las 420 en toda la provincia (Pontevedra, O Salnés y Vigo). El perfil de las personas que viven en la calle es muy variado, aunque la mayoría son hombres de mediana edad. En Cruz Roja tienen localizadas ya las zonas en las que se encuentran los “sin techo”, tanto en el centro de Pontevedra como en los barrios periféricos.

Dos trabajadores en Rexurdir Provincial de Pontevedra. RAFA VAZQUEZ

Desayunos calientes en Rexurdir Provincial

El Centro de Atención Social Continuada de Rexurdir Provincial ofrece asistencia a una media de treinta usuarios cada día, que acuden a las instalaciones en la Rúa do Cruceiro de Pontevedra, bajo el puente de A Barca. Entre los servicios prestados por el centro se incluyen desayunos, reparto de alimentos, ropero, aseo, ducha y lavandería.

“Todavía no hemos notado un incremento de personas, que en ocasiones ha sido de hasta 45 por día”, explica Diego Ortega, trabajador de este centro, que cuenta con cuatro voluntarios activos actualmente. El horario es de lunes a viernes de 9 a 14 horas y los sábados, domingos y festivos de 10 a 14 horas.

Rexurdir Provincial se fundó en el año 1994 para dar respuesta a la problemática social de dependencia a las drogas detectada en la ciudad, aunque con el tiempo ha ampliado este servicio a otro tipo de colectivos vulnerables.

Compartir el artículo

stats