Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Encierra a dos empleadas de un banco para atracarlo pero les deja el móvil con el que pidieron ayuda

La Guardia Civil detuvo al autor del asalto frustrado en el que roció a las víctimas con un aerosol y lo que parecía una pistola de agua

La Guardia CIvil tomó huellas en la puerta del banco. | // FDV

Dos empleadas de una sucursal bancaria del Banco Santander en Vilaboa, ubicada en O Toural, vivieron ayer uno de los sustos de sus vidas tras ser víctimas de un intento de atraco. Pasado el shock inicial por lo sucedido, lo cierto es que el asalto fue bastante rocambolesco y que el autor, rápidamente detenido por la Guardia Civil, realmente fue bastante chapucero en la ejecución del mismo.

Todo sucedió minutos antes de las ocho de la mañana, cuando una empleada y la directora de la sucursal se destinaban a abrir, como todos los días, la oficina bancaria. Justo en el momento en el que abrían la puerta se abalanzó sobre ellas un individuo con la cara cubierta que les roció con un aerosol de autodefensa y las introdujo en la oficina, obligándolas a meterse y encerrarse en el baño. Al parecer, también portaba lo que parecía una pistola de agua o de juguete con la que les arrojaba también una especie de líquido abrasivo casero,

Según diversos testimonios, una vez dentro, el atracador se dedicó a “pulular por el interior de la oficina” intentando buscar algo de valor o algún botín que no logró conseguir. Al meter a las dos trabajadoras en el baño cometió el error, por fortuna para ellas, de dejarles el teléfono móvil con el que la directora advirtió de lo que estaba sucediendo (vía Whatsapp, para que el asaltante no pudiera escucharla) a sus compañeros del banco. Estos inmediatamente pusieron en marcha el protocolo correspondiente y dieron aviso a las autoridades que movilizaron a la Guardia Civil a la zona. Dado que el Concello de Vilaboa se encuentra apenas a unos doscientos metros del lugar también fue alertado el agente de la Policía Local que se acercó al lugar.

La directora de la sucursal avisó por Whatsapp a sus compañeros para no ser escuchada por el atracador

decoration

Cuando llegó al edificio observó que el hombre ya se había dado a la fuga, al parecer, en un determinado modelo de coche según los testimonios que se pudieron recabar. De inmediato, la Guardia Civil desplegó un importante dispositivo para capturarlo que dio sus frutos poco después cuando fue interceptado en el vecino municipio de Soutomaior, concretamente en Arcade. El hombre había huido del local sin lograr botín alguno.

Las dos empleadas de la sucursal tuvieron que ser atendidas en un centro médico por las molestias causadas por el contenido del aerosol con el que roció a ambas, pero a última hora de la mañana se encontraban en perfecto estado e incluso la directora ya fue vista de vuelta en la sucursal para intentar retomar la actividad en cuanto fuera posible.

Por su parte, el sospechoso permanecía ayer detenido en los calabozos de la Comandancia a la espera de ser puesto a disposición judicial.

Compartir el artículo

stats