Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Marcha contra el Cáncer vuelve tras la pandemia con 1.700 corredores de todas las edades

La marea rosa reivindicó investigación oncológica | El reto: alcanzar en el año 2030 el 70% de supervivencia en los pacientes con cáncer

Trescientos corredores disputaron la carrera competitiva, a la que siguió una “andaina”, más numerosa. | // GUSTAVO SANTOS

Tras dos años de parón por la pandemia, Pontevedra recuperó ayer a lo grande la Marcha contra el Cáncer, una cita multitudinaria que contó con cerca de 1.700 corredores y caminantes inscritos, a mayores de voluntarios, profesionales y en general colaboradores que supervisaron esta cita. Fue una cuarta edición que supuso un reencuentro con el deporte, la vida saludable y también con la reivindicación.

Experimento en la mesa de ciencia. | // GUSTAVO SANTOS

La marcha contó con participantes de todas las edades, desde madres con bebés en sus carritos a jóvenes deportistas y jubilados, una gran parte de los cuales da buena prueba de su buen estado de forma, ya que participaron en la carrera deportiva. También supervivientes de procesos oncológicos y familiares de los mismos, una gran disparidad pero un gran nexo en común: reivindicar la investigación que posibilite nuevos éxitos contra el cáncer.

Participantes en la Marcha contra el Cáncer GUSTAVO SANTOS

Tras unos minutos de calentamiento, cerca de 300 corredores se apostaron en la salida de esta prueba deportiva, que no competitiva, que llevó por lema “Pontevedra en marcha contra el cáncer”. Finalmente fueron Jesús García en hombres y Carla García en mujeres los primeros en llegar a la meta de la avenida de Montero Ríos, que también fue escenario de otras actividades de divulgación y prevención.

Cerca de 300 corredores se apostaron en la salida de esta prueba deportiva, que no competitiva, que llevó por lema “Pontevedra en marcha contra el cáncer”. Finalmente fueron Jesús García en hombres y Carla García en mujeres los primeros en llegar a la meta

decoration

A mayores, se celebró una “andaina”, la cita más concurrida de la jornada, en la que de nuevo la diversidad fue la tónica, con caminantes que acudieron con sus mascotas, en grupos de amigos o con vehículos motorizados y bicicletas adaptadas. Los recorridos se organizaron por el centro histórico y el entorno del río Lérez, en donde se multiplicaron durante la mañana las camisetas rosas que identificaron a los participantes.

Experimento en la mesa de ciencia. | // GUSTAVO SANTOS

El alcalde, Miguel Fernández Lores, fue el encargado de dar el pistoletazo de salida a la carrera tras la bienvenida a los participantes a cargo de Carmen Abeledo, presidenta provincial de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), organizadora de la marcha. Ésta recordó que la organización que encabeza “trabaja para defender a las personas del cáncer, luchando contra la enfermedad desde a prevención, el apoyo y acompañamiento a pacientes y su entorno”.

También se celebró una “andaina”, la cita más concurrida de la jornada, en la que de nuevo la diversidad fue la tónica, con caminantes que acudieron con sus mascotas, en grupos de amigos o con vehículos motorizados y bicicletas adaptadas

decoration

La "andaina" fue la cita más concurrida de la jornada, con cientos de caminantes. GUSTAVO SANTOS

El reto de la AECC es alcanzar en 2030 el 70% de supervivencia en pacientes oncológicos, que ahora se sitúa entre el 50% y el 60%. Desde la organización, recordó Carmen Abeledo, “estamos firmemente comprometidos” con estas personas y con sus familias, acompañándolas “durante todo el proceso de la enfermedad”. Así, durante el pasado año sus profesionales y voluntarios realizaron un total de 14.898 intervenciones en toda la provincia.

El alcalde y el concejal de Benestar Social, Marcos Rey, dieron la salidas de las dos marchas. GUSTAVO SANTOS

El alcalde y el concejal Marcos Rey vistieron también la camiseta rosa que se regaló a los participantes con la inscripción, por la que abonaron entre 9 y 5 euros según las edades. Antes de dar la salida, el regidor hizo hincapié en que solo el apoyo y la reivindicación de los ciudadanos hará “que se inviertan recursos, sobre todo públicos, en la lucha contra el cáncer”, al que calificó de “la peste del siglo XXI”.

Durante el pasado año los profesionales y voluntarios de la AECC realizaron un total de 14.898 intervenciones en toda la provincia en apoyo de los pacientes oncológicos y sus familias

decoration

El regreso de la Marcha contra el Cáncer se acompañó de actividades como una gymkana de la Brilat o una mesa de ciencia, en donde los asistentes pudieron conocer el experimento de la patata. Los integrantes de la AECC explican que “la patata cuenta con una enzima catalizadora, la catalasa. Por su parte, la quimioterapia produce en el organismo un efecto secundario, el peróxido de hidrógeno, que hay que destruir. En el experimento a la patata se le añade agua oxigenada, que es peróxido de hidrógeno, y así se desdobla en agua y oxígeno y se va destruyendo el peróxido”.

Como complemento a una mañana de vida saludable y reivindicación de la ciencia y la investigación, los participantes pudieron reponer fuerzas con un avituallamiento.

Compartir el artículo

stats