Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenado un matrimonio por el absentismo escolar de sus hijos

Les imponen multas de 540 euros por un delito de abandono de familia | Trataron de justificar las ausencias por el miedo al COVID

Juzgado de Pontevedra. | // R. V.

Un matrimonio pontevedrés ha sido condenado por el juzgado de lo Penal 3 de Pontevedra como autores de un delito de abandono de familia en su modalidad de incumplimiento de los deberes inherentes a la patria potestad debido a las continuadas faltas de asistencia de dos de sus hijos tanto al colegio como al Instituto del municipio en el que estaban escolarizados.

De hecho, según la sentencia, uno de los menores llegó a acumular 214 faltas de asistencia sin justificar y el segundo un total de 167, “no existiendo implicación de los acusados en su obligación de garantizar la educación y formación de sus referidos hijos, ya que incluso no se pusieron en contacto con los centros formativos” de los niños, “ni acudieron en la mayoría de las ocasiones en los que fueron citados” para abordar este tema.

Uno de los menores acumuló 214 faltas de asistencia y el otro 167

decoration

Los dos acusados fueron condenados a una pena de seis meses de multa con una cuota diaria de tres euros, lo que supone sendas sanciones de 540 euros.

La sentencia dictada por el juzgado de lo Penal 3 de Pontevedra en abril de 2022 fue recurrida en apelación por ambos progenitores ante la Audiencia Provincial. La Sección Segunda resolvió sendos recursos el pasado mes de julio rechazando ambos y confirmando la sentencia en toda su extensión.

Entre algunas de las alegaciones que formulaban los acusados para justificar la ausencia de los menores se encontraba, por ejemplo, el “miedo insuperable” al COVID por parte del padre de los niños, según se recoge en la sentencia de la Audiencia Provincial. Y es que en un momento dado las ausencias sí se justificaron en un fuerte brote que afectó a la zona en la que residen ambos menores.

Sin embargo, una vez que este brote finalizó, ambos niños, que ya venían faltando, siguieron sin acudir regularmente a clase y los padres tampoco iban a las reuniones a las que eran convocados desde el centro.

“No cabe duda de la voluntariedad de los acusados” en esta conducta y en la “no asunción de sus obligaciones paternofiliales”, dice la Audiencia Provincial

decoration

Para la Audiencia Provincia “no cabe duda de la voluntariedad de los acusados” en esta conducta y en la “no asunción de sus obligaciones paternofiliales” cuando “fueron requeridos al efecto por el centro escolar y no adoptaron ninguna medida reparadora, incluso no asistieron a las posteriores llamadas”. Una “consciente pasividad” que afectó al deber de procurar “una formación integral” para sus hijos.

Compartir el artículo

stats