Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello autoriza el segundo supermercado de Aldi, que abrirá el primero en otoño en Vialia

La junta de gobierno da licencia el martes para el establecimiento de la avenida de Lugo

Locales que ocupará la cadena en Vialia GUSTAVO SANTOS

En poco meses, la cadena de supermercados Aldi pasará de cero a dos establecimientos en la ciudad. Mientras aún acondiciona el complejo de Vialia, en la estación del tren, para ocupar buena parte de la planta baja con su primera tienda en la ciudad, el Concello otorgará el lunes licencia a la empresa para el segundo, previsto en la avenida de Lugo, en un solar contiguo a la gasolinera.

La licencia es para la “ejecución de obras de construcción, acondicionamiento e instalación de una nave” en el número 58 de la citada avenida y fue solicitada a finales de 2021.

Por su parte, las previsiones apuntan a abrir el supermercado de Vialia en otoño próximo, después de firmar un contrato de 20 años con el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), que gestiona esas instalaciones,. La cadena alemana realiza desde hace meses una reforma del centro comercial “centrada en la renovación y adecuación del espacio existente, de acuerdo con el nuevo uso y adecuándolo a la imagen de marca de la empresa”. De acuerdo con este contrato, según informa Adif, se realiza además la recuperación de toda la planta sótano para duplicar el número de plazas de aparcamiento actualmente existente.

El desembarco de Aldi en Vialia incluye una nueva configuración de entrada a los cines Cinexpo ubicados en la planta superior de Vialia Estación Pontevedra. Se ocupará así toda la superficie comercial del centro comercial, que tras las obras que se ejecutan estará integrado por Aldi, Gambrinus, los cines Cinexpo y dos empresas de alquiler de coches ubicadas en la zona de la estación, informó Adif.

Se prevé que en esta reformulación de los accesos deje el actual de la calle Eduardo Pondal para servicio exclusivo de los cines, mientras que se abrirá otra puerta lateral para el supermercado. En todo caso se mantendrán los accesos por la estación de ferrocarril o la situada ante la parada de taxis.

El sótano, de 2.100 metros cuadrados y donde en su día hubo un gimnasio dotado con piscina, se destinará a aparcamiento subterráneo, con 68 plazas. Se unen a las que ya había en el sótano del centro comercial. Contará con una superficie de venta de algo más de mil metros cuadrados y dará empleo a unas 15 personas.

Compartir el artículo

stats