El Concello de Pontevedra comenzó a aplicar el Real Decreto de ahorro energético, enviando una circular para que todos aquellos sistemas de climatización que no estén centralizados pasen a 27 grados. Además, apagará la iluminación nocturna de la Casa Consistorial.