Después de dos años de ausencia, a causa de la pandemia de COVID, el Concello de Poio vuelve a formar parte del Programa Vacacións en Paz, una iniciativa en la que, hasta la llegada del virus en 2020, la administración local participó de manera continuada desde 1995. A través de la misma, niños del pueblo del Sáhara tienen la posibilidad de pasar el verano en el municipio con aquellas familias que se animan a tomar parte en la actividad.

El alcalde, Luciano Sobral, y la edil responsable del área de Servizos Sociais –que gestiona la participación en esta red–, Rosa Fernández, hicieron ayer entrega de unos regalos a los dos niños que este 2022 llegaron a Poio de la mano de este programa. Se trata de Yagub, de 8 años, y Rugaia, de 7, que ya llevan con su familia de acogida varias semanas y permanecerán en Poio hasta principios de septiembre. Tanto el regidor como la concelleira coincidieron aldestacar la importancia de tomar parte en este tipo de iniciativas.