Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las 3.200 viviendas de alquiler turístico del área de Pontevedra alcanzan el 100% de ocupación

Dos turistas se fotografían en las ruinas de Santo Domingo. | // RAFA VÁZQUEZ

Las viviendas de alquiler turístico viven el mejor momento de su corta historia. En esta primera quincena de agosto la ocupación que registra la Asociación de Viviendas Turísticas de Galicia (Aviturga) en el área de Pontevedra es del 100%. El sector cuelga el cartel de completo en las aproximadamente 3.200 viviendas que oferta, incluso cuando la nómina de casas incorporada a esta modalidad de alquiler vacacional no ha dejado de crecer.

El balance es “extraordinario”, admite la presidenta de Aviturga, Dulcinea Aguín. Todo ello en un contexto de incipiente crisis económica, que teóricamente retraería el consumo.

Si en esta primera quincena de agosto la ocupación ya ha alcanzado el 100% de los pisos disponibles, los datos tampoco han sido malos al cerrar el pasado julio. Según Turismo Rías Baixas, la media de ocupación en la provincia de Pontevedra fue del 83% el pasado mes, que es un porcentaje superior al inscrito en el año 2019 y en el 2021.

El mes pasado, en las viviendas turísticas destacaron dentro de la provincia Sanxenxo, que alcanzó el 83% de ocupación (cuando solo este municipio tiene unas 2.300 viviendas disponibles), seguido de Pontevedra y Vigo con porcentajes por encima del 80% y Poio con el 79%.

Rural

Pero la vivienda turística no solo consigue buenos números en el alquiler de apartamentos de litoral. El hospedaje de interior y el Camino de Santiago tienen igualmente un gran tirón entre los visitantes de Pontevedra y así en el pasado mes destaca el incremento de la ocupación en esta modalidad de alojamiento en los destinos del interior como Lalín y A Estrada, que superaron el 75%.

“Se nota el interés de los visitantes, también de los extranjeros, por el hospedaje en un ambiente rural”, destaca Dulcinea Aguín, para quien situaciones excepcionales como ha sido la pandemia de COVID ha cambiado las preferencias y los gustos de los huéspedes, que cada vez más buscan un descanso alejado del bullicio del veraneo tradicional.

Esta modalidad turística no deja de crecer. Actualmente en la base de datos de Aviturga se contabilizan 327 viviendas de uso turístico en el municipio de Pontevedra, 2.354 en Sanxenxo, 352 en Poio, 124 en Marín y una veintena en Ponte Caldelas.

Las previsiones de Aviturga para la segunda quincena de agosto y primera de septiembre son igualmente positivas, rondando los datos del pasado julio. En todo caso hay una circunstancia que hará caer las previsiones respecto a los números del año pasado. Se trata del adelanto del inicio del curso escolar en septiembre, que hará que muchas familias regresen a sus hogares antes de lo previsto.

En cuanto a la aplicación del decreto de ahorro energético, la asociación estudia las implicaciones de la norma para estas viviendas privadas de uso turístico. “La ley hay que cumplirla, obviamente, pero estamos un poco desorientados por el momento, a la expectativa de saber qué se puede y qué no se puede con esta nueva norma”, explica la portavoz de Aviturga.

De forma similar afrontan la entrada en vigor de la norma los establecimientos hoteleros de Sanxenxo. “Cuando acabas de saltar un muro te ponen otro a continuación”. Así resume la implantación del decreto el presidente del Consorcio de Empresarios Turísticos de Sanxenxo (CETS), Alfonso Martínez.

Hoteles de Sanxenxo

Los empresarios del sector hotelero afrontan la aplicación de la norma “con mucha incertidumbre y muchas dudas, la gente está perdida con esto”, asegura el también directivo del Clúster de Turismo de Galicia.

El sector lamenta que la nueva ley imponga unas normas que afectan a esta industria sin unas consultas previas y sin dialogar con los profesionales, que llegan incluso a chocar con normativas de prevención de riesgos, como ocurre con las temperaturas dentro de las cocinas, según explica Martínez Cacheda.

"La gente de este sector está ahora a otra cosa, no a estudiarse el BOE"

decoration

Todo ello implantándose “en la semana más importante del año, en la que la gente de este sector está a otra cosa, no a estudiarse el BOE”, como explica el portavoz de los empresarios de hostelería.

De hecho –y a falta de cerrar los datos de la quincena–, los hoteles de Sanxenxo rondan en estos primeros días de agosto el 90% de ocupación, según las consultas iniciales del CETS.

Para ahondar en el malestar de los profesionales en cuanto a la aplicación del decreto, las multas por incumplimiento son muy elevadas, cuando a la mayoría de los empresarios les ha llegado la normativa en el momento de más trabajo del año, arriesgándose a incumplir alguna medida por simple desconocimiento, como explica su portavoz.

Los empresarios del turismo lamentan la falta de diálogo y consenso con el sector y reclaman, para luchar eficazmente contra los efectos de la crisis energética y climática, más iniciativas de concienciación y sensibilización de la población en general.

“La mayoría de los clientes dejan el aire acondicionado encendido y a veces con las ventanas abiertas”

Según una encuesta publicada ayer por el buscador de vuelos y hoteles Jetcost.es, siete de cada diez turistas dejan el aire acondicionado en la habitación todo el día puesto. Tirar las toallas al suelo para que las cambien a diario o llenarse los platos hasta arriba del buffet y luego no comérselo todo son otros despilfarros que los turistas admiten en esta encuesta. “No es que tenga esa impresión, sino que me consta que eso es así”, apunta al respecto el presidente del Consorcio de Empresarios Turísticos de Sanxenxo (CETS), Alfonso Martínez. “La mayoría de los clientes dejan el aire acondicionado encendido todo el día y a veces con las ventanas abiertas”, sostiene este portavoz de los empresarios, quien por otra parte entiende esta conducta de los huéspedes, que acuden a un establecimiento turístico “a relajarse” –explica–, por lo que no están pendientes de cuidar ese tipo de cuestiones, que en su casa sí tendrían en cuenta.

“Más sensibilización”

Por eso, para los empresarios del turismo, más que normas coercitivas haría falta “más sensibilización y concienciación” sobre la crisis climática y energética a la que nos enfrentamos. Con la implantación del nuevo decreto de ahorro energético, “el hotel puede regular la temperatura en los espacios comunes, en el pasillo o en el comedor, pero dentro de cada habitación lógicamente cada cliente puede hacer lo que quiera con el climatizador” y eso será lo que realmente afecte en estos establecimientos al cambio climático y al ahorro energético, como explican los profesionales del turismo.

Compartir el artículo

stats