Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Flores Arias | Gerente del área sanitaria de Pontevedra-O Salnés

“La prioridad es tratar de cubrir todas las plazas de los PAC y la mayor parte de Primaria”

El nuevo gerente del distrito pontevedrés pone el foco en “el día a día” y, a medio-largo plazo, en el Gran Montecelo

José Flores, ayer en la puerta de su despacho. | // FDV

Tras ser gerente del Sergas en los últimos años, José Flores Arias (Santiago, 1971) toma ahora las riendas del área sanitaria de Pontevedra-O Salnés con el principal objetivo de paliar el déficit de personal y, por otro lado, de mejorar la relación con los profesionales, algo deteriorada con la anterior gerencia. Niega categóricamente que la amenaza de huelga de los sindicatos haya tenido nada que ver en los cambios que decidió hacer la semana pasada la Consellería de Sanidade y promete trabajo y diálogo para encauzar una situación muy complicada.

–¿Qué valoración hace de la situación actual del área sanitaria?

–En este momento, cualquiera de las áreas sanitarias gallegas está en una situación similar. Tenemos una situación en toda España de déficit de profesionales en diferentes especialidades que ya hemos comentado en muchas ocasiones, en el caso de la medicina de familia quizá más acentuado, lo que hace que tengamos una situación de difícil gestión en todas las áreas sanitarias y que quizá se ha hecho algo más intensa en la de Pontevedra, provocada posiblemente por el incremento poblacional que existe en las zonas más costeras, de veraneo. También se ha sumado a ello la pandemia, que todavía sigue con nosotros, porque hay muchos profesionales que están de baja por el tema del COVID; los sanitarios tardan más que la población general en incorporarse a sus puestos de trabajo ya que, a pesar de que sean asintomáticos, hasta que sean negativos en las pruebas pertinentes no se incorporaran un poco como protección de nuestra sanidad pública. Todo esto sumado a las vacaciones merecidas de, aproximadamente, una tercera parte del personal que trabaja en cualquiera de las áreas sanitarias, un 33%, ha hecho más difícil todavía si cabe hacer una gestión sanitaria.

–En los PAC y Atención Primaria es donde quizá hay más problemas con el déficit de personal. ¿Se plantea tomar alguna medida urgente?

–Tomaremos ahora las medidas que podamos, con las herramientas que tenemos y siendo conscientes, insisto, de que tenemos un déficit de personal. Sin contar con eso, lógicamente, trataremos de atraer profesionales. Tenemos la inminente solución con la apuesta que ha hecho el gobierno gallego con 106 plazas por concurso público que ha tenido un éxito rotundo con más de 300 personas que se han inscrito y han entrado en listados provisionales. Creemos que de alguna forma va a paliar, aunque no solucionar por completo, el déficit de profesionales. Con eso y con otra serie de medidas que iremos viendo poquito a poco trataremos de mejorar la situación.

–Aproximadamente, ¿cuántos profesionales calcula que necesita incorporar el área sanitaria para mejorar la situación?

–No hay un cálculo exacto. Tenemos que ver cuál es la situación, el dimensionamiento que tenemos en cada uno de los servicios de Atención Primaria; ahora tenemos un modelo que hace que ese servicio tenga aún más si cabe el peso de Atención Primaria pura, es decir, donde hay gente que trabaja en ordinaria también hay gente en Atención Continuada. Ya lo teníamos anteriormente con las voluntariedades y con situaciones que habíamos manejado previamente. En función del personal del que nosotros dispongamos, tendremos que ver el dimensionamiento y la situación para valorar cuántos profesionales necesitamos.

–¿Qué plan de choque quieren implantar en el área sanitaria?

–Acabamos de llegar, así que tenemos pendiente sentarnos con todos los sindicatos representativos de la junta de personal de Pontevedra, veremos con ellos cuál es la situación que ellos aprecian, veremos con nuestros profesionales, jefes de servicio, supervisores y equipo directivo cuál es la situación en la que nos encontramos y entre todos intentaremos hacer ese plan de choque, entre comillas, que menciona.

–¿Tiene alguna prioridad?

–La que tenemos todos los días: tratar de cubrir todas las plazas de los Puntos de Atención Continuada y la mayor parte de las que podamos cubrir de trabajo de Ordinaria y de Atención Primaria; tratar de tener el mayor número de profesionales disponibles para poder afrontar la cobertura de los PAC y centros de salud. Atención Primaria tiene ese merecido papel de ser vertebradora dentro de cualquiera de los sistemas públicos sanitarios y ahora tenemos esta conocida situación de déficit de personal que hace que en muchos de los PAC nos encontremos en la tesitura de no poder disponer de un médico y que tengamos que hacer redistribuciones de profesionales, que nunca gustan. La prioridad es el día a día, pero a medio-largo plazo tenemos otras como el Gran Montecelo o proyectos más ambiciosos, así como los que vayamos a tener con cada uno de los servicios hospitalarios y no hospitalarios.

–¿Se pone algún plazo para conseguir mejorar la situación?

–No nos vamos a poner plazos, pero sí vamos a hacer el trabajo necesario para tratar de solucionar cuanto antes, aunque solo sea parcialmente, el problema que tenemos.

“No ha existido ningún tipo de presión para hacer cambios”

–¿Tiene ya perfilado o, al menos, pensado cómo será su equipo de trabajo?

–En mi mente, evidentemente, hay una organización que tengo idea de poder modificar y que en los próximos días irá tomando cierta forma. Se comunicará en el tiempo oportuno para confirmar si existe algún tipo de cambio en el sistema directivo.

–¿Habrá más cambios?

–Esta semana, que va a ser de toma de contacto con esta área sanitaria, iremos viendo las necesidades que existen de hacer más cambios o no. En principio está el de la directora asistencial, la doctora Sonia Fernández-Arruti, que en principio es la única renuncia que tenemos hasta el momento; ha renunciado a continuar en el puesto, pero va a continuar conmigo hasta el momento que se considere necesario.

–Comentaban que dejar el Sergas por venir al área de Pontevedra era un reto personal para usted, tanto porque ya había estado aquí, como porque tiene muchos problemas. ¿Lo asume así, como un reto personal?

–Un reto personal para mí siempre es cualquier cambio de puesto, y más cuando nos dedicamos al mundo de la gestión sanitaria, pública en este caso. Cualquier trabajo, cualquier cambio, lo tomas como una ilusión, hay un nuevo proyecto por delante, ilusionante, sobre todo con ese Gran Montecelo que tenemos ahí y que ya apunta maneras. A parte de eso, lógicamente, venir a mi casa profesional, en la que yo conozco mucho la forma de trabajar y a la mayor parte de los profesionales que trabajan aquí, lo convierte en un reto mayor; venir a gestionar tu casa a veces es incluso más complicado que otros lugares en los que no has estado.

–¿Hasta qué punto influyó la amenaza de huelga de las centrales sindicales en los cambios que se han producido en la gerencia?

–No existe, y así se lo he transmitido a los sindicatos, no hay negociación posible en este tipo de cambios, no existe nadie que sea ni ganador ni perdedor, evidentemente es potestad de la Consellería y del gobierno gallego hacer los cambios que considere oportuno en función de la situación que se encuentre en cada área sanitaria, y así fue comunicado. No ha existido ningún tipo de presión que nos haya llevado a hacer determinados cambios y que eso fuera lo que desencadenara el mismo, no ha existido ningún tipo de negociación, el único compromiso que sí hemos adquirido fue el de comunicar la semana pasada si había algún tipo de cambio en la organización. Insisto, no hay ninguna negociación posible, el Sergas es el que tiene que tomar esas decisiones. Nosotros conocíamos mejor que nadie la situación de Pontevedra, igual que del resto de áreas sanitarias gallegas, y con la misma, siguiendo la línea estratégica del gobierno gallego en Sanidad, se decidió por parte de quien corresponde hacer cambios.

Compartir el artículo

stats