Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Rural sospecha que fueron provocados los incendios de Xiabre y A Fracha e investiga su autoría

Suelo calcinado en el monte de A Fracha. | // RAFA VÁZQUEZ

La Consellería de Medio Rural tiene indicios de que los incendios forestales de A Fracha y Xiabre tuvieron un origen intencionado, por lo que investiga su posible autoría. Ambos fuegos arrasaron una superficie de unas 830 hectáreas y en el caso del monte pontevedrés afectó al parque forestal habilitado por el Concello y las comunidades de montes del entorno, si bien no llegó al mirador de A Canicouva porque se abrieron unos cortafuegos.

Los dos incendios se daban a mediodía por “controlados” pero en la tarde de este lunes se reactivaron algunos focos en A Fracha, que obligaron a regresar a los medios aéreos. Este fuego se originó en la parroquia de Xustáns, en Ponte Caldelas, para extenderse posteriormente hacia las zonas pontevedresas de Ponte Sampaio y A Canicouva. En A Fracha y montes aledaños el incendio devastó un total de 380 hectáreas, mientras que en el Xiabre la superficie afectada entre Caldas de Reis y Vilagarcía fue de 450 hectáreas.

La concejala de Protección e Seguridade Cidadá de Pontevedra, Eva Vilaverde, indicó que las llamas se aproximaron a las viviendas por lo que se vivieron momentos “muy tensos” durante las tareas de extinción. La edil anunció que a lo largo de esta semana los técnicos municipales realizarán un recorrido por este entorno para evaluar la situación y determinar las medidas a tomar, para buscar la recuperación de la zona natural.

En el entorno del incendio de A Fracha se produjo un corte eléctrico desde la noche del viernes que se prolongó hasta la mañana del sábado, mientras se recibían informaciones contradictorias entre si se trataba de un protocolo de actuación ante el fuego o si por el contrario fue una avería. La edil admitía que el Concello desconocía qué fue lo que realmente ocurrió.

La Consellería de Medio Rural recuerda que hay un número de teléfono gratuito 085, al que se debe llamar en caso de detectar algún fuego forestal. Además, existe un teléfono anónimo y gratuito para denunciar cualquier actividad delictiva incendiaria de la que se tenga sospecha o conocimiento 900 815 085.

Compartir el artículo

stats