Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuspedriños vuelve a vivir el valor y tradición de su Rapa das Bestas

La aldea de Cerdedo-Cotobade recupera una de sus fiestas más ancestrales en una edición muy especial tras dos años de pandemia

Dos aloitadores derriban a una de las bestas Rafa Vázquez

Cuspedriños, en la parroquia de San Xurxo de Sacos de Cerdedo-Cotobade, volvió a vivir ayer el valor y la tradición de la Rapa das Bestias, una de las más importantes y singulares de toda Galicia, que se celebró hasta el año 2015 y tuvo que suspenderse durante los dos veranos siguientes, pero la persistencia y el trabajo de los vecinos y los ganaderos de Cuspedriños permitió recuperarla en 2018. La pandemia truncó de nuevo esta tradición durante dos años, por lo que la edición de ayer fue muy especial para los vecinos y aficionados.

Numeroso público se dio cita ayer en el curro de Cuspedriños Rafa Vázquez

La cita de Cuspedriños, fijada cada año en el calendario de los curros gallegos para el primer fin de semana de agosto, comenzó por la mañana con la reunión de las bestas que pastan en los montes de la zona. Desde el cierre de Viascón, se llevaron al curro para celebrar la rapa por la tarde, con la separación de los potros y el corte de las crines, a cargo de los aloitadores, aunque pidieron participar todos aquellos que se animaron, tomando, eso sí, las mínimas medidas de seguridad y respetando en todo momento a los animales y un comportamiento cívico.

Al margen del espectáculo de la “lucha” entre caballos y aloitadores, la cita tuvo otros ingredientes, como la comida campestre a cargo de Pilar Fuchela. La organización realizó durante la jornada un sorteo de rifas para ayudar a mantener esta fiesta tradicional “y recuperar con fuerza esta actividad que tuvo que suspenderse estos dos anos a causa de la pandemia y que sigue despertando mucho interés”, según destacó el alcalde de Cerdedo-Cotobade, Jorge Cubela .

Compartir el artículo

stats