El Concello mantiene el río Lérez como única fuente de abastecimiento de agua durante la actual prealerta por escasez y todavía no se ha visto obligado a utilizar las reservas del embalse del Pontillón, una vez que se han adoptado diversas medidas de ahorro. En todo caso, el gobierno local trabaja en nuevas actuaciones que permitan conservar el agua disponible y ha elaborado un catálogo de protección de los usuarios considerados "más vulnerables", aquellos que deben tener garantizado el abastecimiento de agua las 24 horas del día y que quedarán excluídos de hipotéticos cortes de la red por horas.

De esta forma, los servicios municipales trabajan en la actualización de los datos de contacto con cada uno de los responsables de estos establecimientos e instalaciones, para su posterior coordinación permanente en caso de ser necesario. Se han identificado un total de 25 establecimientos, públicos y privados, con esta etiqueta de vulnerables, entre centros de salud, hospitales o centros de mayores. Comenzarán a recibir visitas técnicas este lunes.

Por otro lado, también se actualizan los datos de las reservas de agua de cada instalación, es decir, si disponen o no de almacenamiento de agua propio, así como el número de horas posibles de suministro con medios propios según el consumo medio de cada mes.

Los servicios municipales analizan la accesibilidad de los depósitos para un posible reabastecimiento mediante camiones cisterna y también otros elementos por si pudieran ser utilizados para el abastecimiento en momentos puntuales, en caso de una situación más problemática. También se contempla la posibilidad de obras de emergencia para tener una mayor capacidad de almacenamiento de agua o aumentar las actuales.

En paralelo, hay un trabajo técnico de ubicación de estos abonados vulnerables en el sistema de distribución para definir protocolos de sectorización en la red de forma que, en caso de cortes de suministro, se pueda mantener el servicio en la medida de lo posible en determinadas zonas.