La Policía Local de Poio dio cuenta este sábado de las cifras de accidentes atendidos por el cuerpo en los primeros seis meses de 2022. Desde enero, se produjeron un total de 110 accidentes, con un total de 35 heridos leves, un herido grave y un fallecido, además de seis atropellos.

Este año, señalan desde la Policía, el número de accidentes y heridos vuelve a tender al alza, con la PO-308 como el lugar más inseguro, en el que se producen el 80% de los heridos, con las avenidas de Andurique, A Barca, A Cruz y A Seara como puntos de siniestralidad más alta.

Los agentes recuerdan que las causas directas más habituales de los accidentes son la distracción en la conducción, la falta de distancia de seguridad y el consumo de alcohol y drogas. Como causas indirectas, apuntan a la alta capacidad de vehículos en el vial y la falta de protección del peatón.

Las cifras del primer semestre de 2022 contrastan con las de años anteriores como 2017, donde hubo 28 heridos en total y un fallecido, o 2018, con 27 heridos y ningún fallecido.

Durante todo el año pasado, se produjeron en Poio 199 accidentes, con 60 heridos leves, dos heridos graves y ningún muerto.