El Gobierno provincial anunció este jueves una nueva línea de financiación de tres millones de euros para que los concellos de menos de 20.000 habitantes, las mancomunidades y las entidades locales menores de Pontevedra cuenten con un mecanismo de emergencia para paliar la carencia de agua debido a la sequía y la situación de prealerta en toda Galicia.

"Nos anticipamos a lo que pueda ocurrir si sigue la sequía. Somos la primera administración provincial en Galicia que pone en marcha una línea de estas características y la que más recursos destina para este fin de todo el Estado", valoró Carmela Silva, presidenta de la Diputación.

Esta convocatoria, diseñada para adoptar medidas extraordinarias contra la sequía, prevé desarrollar trabajos de relleno de agua en depósitos, además de inversiones en eliminación de fugas puntuales en los sistemas de captación y distribución de agua, instalación de pozos de barrena, limpieza de los puntos de captación de agua o la posibilidad de habilitar conexiones puntuales por emergencia a otras redes si fuese necesario, entre otros instrumentos.

Las ayudas, que se ampliarían en caso de que fuese necesario, se podrán solicitar hasta el 20 de agosto y se aprobarán en pleno a mediados de septiembre. Su abono se hará efectivo durante el mes de octubre, con un tope máximo por concello de 10.000 euros, más el resultante de multiplicar por cinco el número de habitantes de la administración local que solicita la ayuda. "Es un reparto equitativo, atendiendo a la población", comentó Silva.