La Xunta de Galicia estudia, mediante el uso de drones, las características del agua del hueco minero de Ventoxo, en Forcarei, para comprobar si cumple los requisitos para hacer aportaciones al río Lérez. La directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, supervisó este miércoles los trabajos enmarcados en la busca de soluciones de alternativas para garantizar las aportaciones al caudal del Lérez, que abastece a Pontevedra, Marín, Poio, Sanxenxo y Bueu.

El citado hueco minero tiene una capacidad de ente 0,2 y 0,5 hectómetros cúbicos, lo que permitiría, de cumplirse las condiciones necesarias, ofrecer una cierta reserva del recurso hídrico hacia el Lérez. El objetivo de las analíticas elaboradas es confirmar si el agua embalsada tiene la calidad necesaria para consumo humano y si es compatible con la vida del río.

De manera más detallada, los técnicos tomaron muestras en superficie, en altura media y en profundidad, llegando a un máximo de 30 metros y recogiendo alrededor de 20 litros de agua para su análisis. Estos muestreos permitirán medir la presencia de metales y de compuestos orgánicos en el agua.

Además se realizó un perfil del agua in situ para poder conocer parámetros como la temperatura, el oxígeno o el PH. Los trabajos también contaron con técnicos del Laboratorio de Medio Ambiente de Galicia, que tomaron muestras en el río aguas arriba y abajo para evaluar la situación actual. Las muestras tomadas serán ahora analizadas con la máxima prioridad para constatar si es viable esta solución para trasvasar agua hacia el Lérez y garantizar el caudal del río.

En caso de que las analíticas sean favorables, Augas de Galicia procederá a hacer una obra de emergencia para trasvasar el agua desde el hueco minero hacia el arroyo Ventoxo, afluente del Lérez, para aportar caudal a este río.

La Xunta indicó, por otra parte, que el agua de las balsas de las minicentrales existentes aguas arriba del Lérez ya se están empleando actualmente para mantener el caudal ecológico del río y para conseguir mantener su caudal en valores estabilizados, de en torno al 1,7 metros cúbicos.

A pesar de que los datos constatan la estabilización del caudal del Lérez y del consumo del agua en los últimos días, la Xunta llama al consumo responsable del agua, evitando usos innecesarios, para garantizar el abastecimiento y el mantenimiento del caudal ecológico.

Los concellos --sigue el Gobierno gallego-- deben seguir incidiendo en las medidas ya adoptadas e implementado otras nuevas, y apunta como ejemplo que el Concello de Sanxenxo cerró la piscina municipal para tratar de salvar la época estival con las garantías de las reservas de agua.

Concello de Pontevedra

Por otra parte, el Concello de Pontevedra continúa estudiando y ahondando en las medidas adaptadas para luchar contra la sequía que sufre el municipio. Si bien el río Lérez logró alcanzar cierta estabilidad en su caudal ecológico, es preciso seguir divulgando en materia de prevención y continuar concienciando en el uso excesivo del agua, sea a través de las instalaciones públicas o de las privadas. En ese sentido, la concejala del Ciclo del agua, Carme da Silva, explica que en estos momentos el Concello logró reducir la cantidad de agua usada para los baldeos de las calles en un 78%.

Así, si en un verano normal eran gastados un total aproximado de 32.000 litros de agua al día en esta actuación, ahora mismo solo se están consumiendo 7.000 litros de agua al día. De este modo la ciudad puede seguir manteniendo la higiene y la salud pública que precisa, pero consigue ahorrar el máximo posible en agua.

Además, la edila dio orden al servicio municipal para preparar las condiciones de baldeo durante las Fiestas de A Peregrina. En ese sentido, si en un año pre pandemia los baldeos consumían unos 42.000 litros de agua al día, sumando los manuales y los mecánicos; este año serán reducidos en un 60%, bajando hasta los 15.000 litros al día. Una reducción drástica pero que asegura el buen estado de las calles y plazas en unos momentos con un alto volumen de gente y visitantes en todos los puntos de la ciudad.

Por otra parte, Da Silva también señala que el Concello ve con buenos ojos a propuesta de la Xunta de Galicia a la hora de usar la reserva de agua de la cantera de Ventoxo, siempre que ese agua tenga las condiciones que permitan garantizar el ecosistema natural del Lérez y no le afecte de manera negativa a la vida del río, pero "creemos que puede ser una buena propuesta de continuar el estado de sequía".

Además, la edila explicó que en el uso de las diferentes presas para regular el caudal ecológico del río también coincide con el de Augas de Galicia, que señaló que ya eran usadas en ese sentido; pero lo que se pide desde la entidad municipal es que las actuaciones sobre ellas se hagan con la máxima precisión posible, aprovechando por completo los recursos disponibles en el municipio, y así garantizar el abastecimiento a la población de todos los ayuntamientos que toman agua del Lérez, además de mantener la vida de este.