El concejal de festejos de Poio, el nacionalista Xosé Luis Martínez, admitió en el pleno municipal de ayer martes que los fuegos artificiales programados para lo cierre de las fiestas de San Xoán el día 26 de junio no contaban con los permisos necesarios que exige la ley, según informó esta mañana el PP de esta localidad.

La tirada de fuegos había sido cancelada cuatro días antes, lo que según los populares generó la "sorpresa y las quejas de los vecinos, que contaban con unas fiestas tradicionales después de dos años sin ellas". La razón alegada por el Tripartito en ese momento fue que se suspendía “por causa de la climatología”, pese la que en el día programado "ni llovió ni la previsión del tiempo daba lluvia".

Poco después, el Grupo Popular comprobó que la contratación de los fuegos se formalizó el 17 de junio, mientras que el Reglamento de artículos pirotécnicos exige solicitar el permiso a la Delegación de Gobierno con una antelación mínima de 15 días hábiles respeto de la celebración, motivo por lo que era imposible que los fuegos tuvieran los permisos preceptivos.

Ante las "irregularidades e incongruencias detectadas", los populares preguntaron en el pleno de junio si la tirada de fuegos artificiales tenía los permisos legales y cuál había sido la verdadera causa de su cancelación: “La gente estaba esperando esa tirada de fuegos para cerrar las primeras fiestas de San Xoán sin restricciones desde antes de la pandemia, por eso es importante conocer el verdadero motivo de que no se había hecho”, indicó Cochón, anunciando que solicitaría por registro una copia del permiso solicitado, en caso de existir.

Martínez, dijo desconocer si había permisos y anunció que contestaría la pregunta por escrito, lo que reglamentariamente debe hacerse en el pleno siguiente como plazo máximo.

En el pleno de este martes, Cochón subrayó que, pasado el plazo reglamentario, el Ayuntamiento ni respondió ni aportó la copia del permiso, por lo que dio una última oportunidad al responsable de Festejos para aclarar contaba con los permisos para hacer esa tirada de fuegos o no.

Siempre según el PP, en un primero momento, el representante del Tripartito "intentó echar la responsabilidad de responder sobre la secretaria y los funcionarios municipales", a lo que Cochón le recordó que las preguntas del pleno “son al Gobierno” y él es “el único responsable político y está obligado a responder”. Finalmente, Martínez admitió que “por un tema administrativo”, los fuegos no contaban con permiso pero que él “lo desconocía” y que los técnicos municipales contestarán más adelante “con las razones, que yo desconozco” y anunció que “no iba a contestar nada más”.

Para los populares, lo sucedido es “una grave irresponsabilidad y demuestra "la capacidad del Tripartito para mentir y la chapuza y su incapacidad para gestionar”. Además, Cochón lamentó que el nacionalista quiera "desviar la atención y poner de escudos humanos a los funcionarios municipales” cuando “el único responsable político de que una actividad municipal no cuente con los permisos necesarios es el concejal que la organiza y el Alcalde por ponerlo ahí”.

Cochón destacó que el nacionalista “le mintió a todos los vecinos diciendo que la tirada se cancelaba por el mal tiempo”, ya que “la otra opción es que hubieran pensado tirar los fuegos sin permiso: o son unos mentirosos o unos irresponsables”.