Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Que el ritmo no pare...

El baile y la danza recuperan su papel como vía de escape en las escuelas pontevedresas

Clase “Estilo Chicas” de ritmos latinos en “PonteBaile”. // GUSTAVO SANTOS

El ritmo ha regresado con todo su esplendor a las escuelas de baile y danza de Pontevedra, uno de los sectores especialmente afectados por la pandemia. Durante el confinamiento de 2020 muchas optaron por ofrecer clases “on line” y después, a medida que las restricciones se iban reduciendo, fueron recuperando la presencialidad y a sus clientes de siempre e incluso nuevos. Ahora, inician el verano con la “nueva normalidad” .

Adrián Esperón, con 14 títulos de campeón de España de baile, y Noemi Abal, campeona gallega, se lanzaron a inaugurar su propia escuela en octubre de 2019 en Pontevedra: “PonteBaile”. Solo unos meses después estallaba la pandemia.

“Fue un paso importante y tuvimos poco tiempo para darla a conocer. Además, decidimos cerrar antes de que fuese obligatorio”, explica el bailarín profesional, que reconoce que “pensábamos que iba a ser por poco tiempo, pero al final...”

"Tenemos a muchos profesionales sanitarios en las clases, y todos ellos nos dicen lo mismo, que necesitan el baile para poder desconectar, socializar, pasar un buen rato, hacer ejercicio y divertirse"

Adrián Esperón - Bailarín profesional

decoration

Mantenían las clases en internet “para que la gente pudiese hacer algo de actividad en casa” y cuando ya fue posible reabrir, lo hicieron cambiando formatos y respetando, “e incluso superando”, las distancias obligatorias. “Y a día de hoy seguimos aconsejando el uso de mascarilla, sobre todo cuando se cambia la pareja de baile habitual”, apunta Esperón.

Ahora todavía no llegan a las cifras de alumnos de su inauguración, “sobre todo porque nosotros somos muy prudentes y seguimos manteniendo un aforo limitado”, pero ya se acercan en un 90 o 95% a ellas.

“Tenemos a muchos profesionales sanitarios en las clases, y todos ellos nos dicen lo mismo, que necesitan el baile para poder desconectar, socializar, pasar un buen rato, hacer ejercicio y divertirse”, confiesa. “Te das cuenta de lo necesario que es el baile y de sus beneficios”.

Jóvenes durante una clase de ballet clásico en la escuela “Vaganova”. // GUSTAVO SANTOS

Dos años “muy complicados”

El proceso fue muy similar en la escuela “Vaganova”, especializada en ballet clásico y baile contemporáneo, que también ofrecía las clases “on line”, tal y como explica su responsable, Inma Oltra.

“Han sido dos años muy complicados. Se fue recuperando poco a poco la clientela que teníamos antes de la pandemia y ya casi estamos en la normalidad completa, aunque no con todos los días y horarios que teníamos antes”, indica.

"La gente necesita el baile porque para ellos es una vía de escape"

Inma Oltra - Responsable e "Vaganova"

decoration

Celebra que “ya se empieza a notar un aumento de tranquilidad, sobre todo porque la gente aún tenía miedo hasta hace poco, pero lo van superando”. El uso de mascarilla también es voluntario en esta escuela. “Seguimos con espacios amplios y ventanas abiertas aunque haga frío. En los meses de invierno también”, señala Oltra.

También ella recuerda los beneficios de la danza: “La gente necesita el baile porque para ellos es una vía de escape”. Así que, por la salud también: ¡que el ritmo no pare!

Compartir el artículo

stats