Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Carballeira de Caldas se regenera sola

El emblemático espacio encontró en el COVID un aliado, ya que la falta de conciertos y fiestas permitió mejorar su estado en tres años

Los expertos en pleno trabajo de campo FdV

El primer inventario de la flora de la Carballeira de Caldas se completa esta semana y permitirá conocer su riqueza y fomentar la biodiversidad en este espacio natural que cuenta con una protección especial como Bien de Interés Cultural y como formación incluida en el Catálogo de Árboles Senlleiras de Galicia. Este inventario se actualizará periódicamente para conocer la evolución en las diferentes estaciones del año y se difundirá en el propio espacio y en los colegios.

Los técnicos han comprobado que después de tres años sin grandes conciertos ni fiestas por culpa del COVID, la Carballeira ha mejorado ostensiblemente su estado, y ha generado una vegetación diversa que contribuye a la descompactación del suelo, la aparición de nuevas especies de insectos, reptiles y aves que contribuyen a enriquecer su ecosistema junto al río Umia y mejorar el estado de salud de los carballos centenarios en su propio hábitat.

Un equipo interdisciplinario dirigido por el ingeniero agrónomo Pedro Calaza, y en el que también colabora el Grupo Hábitat Naturalista, continúan estudiando diferentes aspectos de la Carballeira tal y como se proponía en el Plan Director das Árbores do Xardín Botánico, que establecía la reducción del desbroce indiscriminado y continuo de todo este singular espacio. Pedro Calaza actualmente dirige la Escola Galega de Paisaxe, también en su calidad de doctor en arquitectura del paisaje.

La última visita técnica mostró que las áreas que han sido recientemente despejadas han sido ocupadas por plantas exóticas invasoras, mientras que las que no fueron objeto de desbroces durante meses tienen una gran diversidad de plantas y flores que atraen polinizadores, retienen la humedad y redistribuyen el agua y los nutrientes a los carballos.

El concejal de Medio Ambiente, Manuel González, destaca que la Carballeira de Caldas es “el principal robledal de Galicia, con casi 140 años de historia y 150 árboles, y ahora es fundamental priorizar su conservación desde el punto de vista natural. Debemos ser conscientes de que el uso excesivo de este espacio impedía el crecimiento de la vegetación y todo el sustrato era un suelo muy compactado, y ahora debemos valorar la importancia de esta vegetación para seguir mejorando la salud de los árboles históricos, siguiendo las pautas de los expertos”.

El Xardín Botánico de Caldas, la propia Carballeira y Os Choróns, cuentan con la “Q de calidad turística otorgada por el Instituto de Calidad Turística de España, y son objeto periódicamente de auditorías externas que comprueban la sistemática de las actuaciones de conservación, poda y limpieza y atención al público, entre otros aspectos. Las actuaciones de poda de seguridad son autorizadas por las Consellería de Cultura y Medio Ambiente en función de los proyectos técnicos realizados por biólogos expertos en jardines históricos que utilizan los procedimientos y técnicas más avanzadas”.

Compartir el artículo

stats