Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pontevedra-Estrasburgo: el trayecto más largo

Más de 22 horas duró el viaje de Lores entre Galicia y la urbe francesa tras sufrir numerosos contratiempos

Tino Fernández y el alcalde hablando en el aeropuerto. | // JOAQUÍN BARREIRO

Dubai, Nueva York o México son algunos de los lugares a los que viajaron representantes del gobierno local de Pontevedra en los últimos años para exponer el modelo de ciudad y recoger diferentes premios relacionados con la movilidad sostenible que promueve la Boa Vila, pero seguro que el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, recordará como el más largo el que emprendió el martes con destino a Estrasburgo. El regidor municipal, acompañado por el teniente de alcalde, Tino Fernández, y representantes de medios de comunicación tardó más de 22 horas en llegar a la ciudad alsaciana desde Vigo tras sufrir numerosos contratiempos por el camino.

Foto de grupo de camino al Parlamento Europeo. | // FDV

La jornada empezó con la expedición pontevedresa partiendo a las 7.15 horas del martes desde la Subdelegación del Gobierno al aeropuerto de Peinador, en Vigo, para coger un vuelo a Madrid. Allí coincidieron con el alcalde de la ciudad olívica, Abel Caballero, que despedía a un grupo de estudiantes que harán un curso en el Reino Unido; su compañero del Partido Socialista Tino Fernández se acercó a saludarlo mientras numerosas personas le hacían fotos y le pedían “selfies”. El regidor vigués viajó también a Madrid en el mismo vuelo que el grupo capitalino y en el que también embarcaron el chef con Estrella Michelín Pepe Solla, el consejero del Pontevedra CF SAD Roberto Feáns y el secretario del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas, Ramón Huidobro.

Bomberos, Guardia Civil y personal de Aena inspeccionando el avión. | // FDV

En la capital del Estado tocó hacer una escala de unas cuatro horas, en las que Lores aprovechó para conceder varias entrevistas y comer antes de coger el segundo vuelo que le llevaría a Estrasburgo.

Así, llegó el momento de subir al segundo avión del día, alrededor de las 15:00 horas. Una vez dentro, problemas relacionados con “un exceso de tráfico aéreo” provocado por la Cumbre de la OTAN que se celebra en Madrid, el grupo tuvo que esperar alrededor de una hora y media hasta que la nave entró en la pista de despegue.

Sin embargo, una vez pudo iniciar la maniobra, el piloto abortó el despegue con un brusco frenazo cuando ya había acelerado lo suficiente el avión como para salir. Tras unos segundos de incertidumbre y miedo entre los pasajeros, fue el propio piloto el que informó de que el aparato estaba “bien”, pero por “motivos técnicos”, concretamente un “fallo de configuración”, tuvo que cancelar el despegue. Posteriormente, bomberos, agentes de la Guardia Civil y personal de Aena rodearon la nave, que después fue desalojada.

Una vez ya en la T4, la compañía aérea informó de la cancelación del vuelo a Estrasburgo y ofreció dos opciones para solucionar el problema, optándose finalmente por volar a París y desde allí ir a la ciudad alsaciana por carretera. No fue el último percance de la jornada, ya que una vez la expedición pontevedresa aterrizó en el aeropuerto de Orly, hubo un problema con las maletas facturadas que retrasó todavía más la programación del viaje. La buena noticia –o la menos mala– es que de los ocho equipajes que parecían perdidos en un principio, al final solo faltó uno.

El grupo llegó finalmente a Estrasburgo en torno a las 5.00 horas de la madrugada, lo que obligó al alcalde a cancelar la reunión que tenía previsto llevar a cabo con su homónima alsaciana, Jeanne Barseghian, y responsables de movilidad en la tarde del martes.

Sin tiempo apenas para descansar, a las 8.30 horas de ayer miércoles, Lores, Tino Fernández y el resto del grupo se preparaba ya para asistir al Foro Europeo sobre Centros Urbanos. A pesar de las pocas horas de sueño, un reconstituyente desayuno y el “hermanamiento” con dos representantes del gobierno de Coimbra (Portugal) que se hospedaban en el mismo hotel hicieron que la jornada del miércoles empezara con muy buen pie y que el estado de ánimo mejorara considerablemente con respecto al día anterior.

Compartir el artículo

stats