Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Campamentos que son un respiro

Comienzan las actividades de verano para niños ucranianos en la Residencia de Afundación

Participantes en el primer turno del campamento con los monitores. // GUSTAVO SANTOS

Un centenar de plazas se pondrán a disposición de niños ucranianos y sus madres en los campamentos en la Residencia de Estudiantes Afundación en Pontevedra. Lo harán en cuatro turnos en los que se distribuirán los menores, de edades comprendidas entre los 6 y los 16 años. El primero de ellos ya ha comenzado su actividad esta semana y el último finalizará el próximo 18 de agosto. La iniciativa cuenta con la colaboración de la asociación AGA-Ucraína.

Fue Afundación quien propuso los campamentos para dar uso a su residencia durante el descanso del curso, en el cual las instalaciones se quedan vacías. Por supuesto, desde AGA-Ucraína celebraron la propuesta, ya que la colaboración entre ambas entidades comenzó el pasado mes de febrero con el envío de material de primera necesidad y alimentos no perecederos a las zonas afectadas por el conflicto en el país invadido.

Los niños participando en juegos tradicionales gallegos. // GUSTAVO SANTOS

“Pensaron en nosotros para que los niños puedan disfrutar de un campamento de verano. En principio la idea era traer a más menores desde Ucrania, pero con el problema del transporte se complicó, ya que solo serían diez días de actividad. Así que se pensó en dar un respiro a las familias gallegas que tienen aquí a las ucranianas acogidas. Por ello también pueden estar en el campamento los hijos de los acogedores”, resume Natalia Afónina, presidenta de AGA-Ucraína.

El tercer turno sí que estará compuesto por niños de Ucrania que vienen expresamente a pasar aquí el verano. Proceden de la zona de Kiev y son de familias con pocos recursos. Son 24 niños y seis adultos que se quedarán en Pontevedra hasta mediados de agosto.

El resto de grupos se destinará a menores en acogida de toda Galicia procedentes del país del Este. “Se ha procurado dar cierta preferencia a aquellos que viven en localidades sin costa”, señala Afónina.

Una de las actividades de ayer en el campamento. GUSTAVO SANTOS

Desde la asociación están “muy agradecidos y felices” porque estos campamentos supone numerosas actividades en las que los niños pueden recuperar al menos parte de su vida normal. Así, participarán en actos deportivos, creativos y en salidas culturales y ambientales. Ayer mismo, por ejemplo, estuvieron conocieron los juegos tradicionales gallegos y dieron un paseo por la Senda do Lérez.

“Hay monitores de tiempo libre y los niños están ocupados todo el día; es muy buena iniciativa porque las madres de algunos de ellos ya han empezado a trabajar. Es difícil vivir en un país sin tener amigos”, destaca Afónina.

Afundación cuenta también con la implicación de dos personas traductoras para facilitar la comunicación y el conocimiento intercultural.

Compartir el artículo

stats