Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis de fe: Hacen falta curas en la comarca

En Pontevedra hay 116 parroquias y solo 49 sacerdotes para hacerse cargo de ellas

La concejala del PSOE María Canosa Otero repartiendo la comunión en la iglesia de Santa Cristina de Cobres. | // GUSTAVO SANTOS

La crisis vocacional empieza a hacer mella en la Vicaría de Pontevedra, donde año tras año se hace más difícil la atención de las parroquias. Desde el Arzobispado de Santiago se trabaja desde finales del año pasado para agrupar en unidades pastorales a las que estén más próximas, pero el proyecto todavía va para largo. Esta carencia de sacerdotes en Pontevedra está llevando a que muchos seglares estén colaborando en sus iglesias, oficiando incluso celebraciones dominicales para que los fieles puedan seguir asistiendo a misa con asiduidad.

El último caso que se ha dado a conocer es el del profesor del IES Sánchez Cantón y fundador y director del grupo de teatro Arume, Juan García Lorenzo, que oficia la celebración de la Palabra en la iglesia de San Martiño de Vilaboa desde el pasado mes de enero. Unas semanas antes empezó a colaborar en Santa María de Cobres la concejala del PSOE María Canosa Otero. Ambos lo hicieron para ayudar al entonces párroco Guillermo Campos y tras su fallecimiento, el pasado mes de marzo, han continuado echando una mano al nuevo responsable, Ángel Tabarés.

Y es que este sacerdote tiene a su cargo cinco parroquias: San Martiño, Santa Cristina de Cobres, San Adrián de Cobres, Figueirido y Domaio. Su caso no es una excepción, sino más bien algo habitual en concellos pequeños y con varias parroquias también pequeñas.

El seglar Juan García oficiando en Vilaboa

En la Vicaría de Pontevedra hay un total de 193 parroquias y alrededor de 70 sacerdotes, una cifra que se queda muy corta, sobre todo teniendo en cuenta que la media de edad es alta: “Estaremos en una media de edad de 65 años, a la que se jubila mucha gente, mientras que los sacerdotes están donde Dios y el obispo les pone”, señalaba en declaraciones a FARO el vicario pontevedrés, Calixto Cobo. Calculan que, aproximadamente, se necesita al menos una veintena más de sacerdotes para dar servicio a los siete arciprestazgos que agrupa la Vicaría: Lérez, Arousa, Montes, Morrazo, Ribadumia, Salnés y Umia. De las 193 parroquias que hay en total, 116 están solo en la comarca de Pontevedra y las dirigen 49 párrocos titulares.

El propio Calixto Cobo destacaba la importancia de “la colaboración de los feligreses en la gestión administrativa y el cuidado del patrimonio” y señalaba que “hay que hablar mucho y sentarse a dialogar, aunque hay ya sacerdotes que han integrado varias parroquias en un centro con los seglares: catequistas, voluntarios de Cáritas... Lo que tenemos en las villas y ciudades hay que trasladarlo al ámbito rural”.

En la ciudad del Lérez hay tres iglesias cuyo párroco se dedica a ellas en exclusiva: Raúl Lage a San Bartolomé, Alberto Dominguez a la Virgen del Camino y Luis Seoane al Buen Pastor de Monte Porreiro, mientras que Javier Porro se encarga de Santa María La Mayor –junto al propio vicario, Calixto Cobo–, Santiago Peregrino de O Burgo y Santa María de Alba y Casimiro Fernández, de San José de Campolongo y San Pedro de Tomeza.

Sin embargo, a medida que se va dejando atrás la Boa Vila, cada vez hay más sacerdotes que tienen a su cargo varias parroquias. El récord lo comparten Fermín Santiago y Juan Carlos Martínez, ambos con seis parroquias. El primero es el titular en San Miguel, Santa María de Muimenta, San Cristovo de Muimenta, Santa Mariña de Fragas, San Isidro de Montes y Santiago de Montes, todas ellas en Campo Lameiro, mientras que el segundo dirige Santa María, San Fiz de Estacas, San Breixo de Arcos de Furcos, Santa Eulalia de Portela, San Mamede de Estacas y San Miguel de Couselo, todas en Cuntis.

Precisamente Fermín Santiago reconocía a FARO que le preocupaba la situación de la Vicaría, sobre todo “porque veo que mis compañeros son mayores. Para ellos todo es más difícil. Son curas de 80 o 90 años que están aguantando una parroquia y que no se jubilan porque no va a haber uno nuevo. Tienen achaques y problemas de salud a veces grandes, pero siguen ahí”.

Benito Vázquez, Juan Manuel Fernández, Santiago Fernández, Daniel Pérez y Secundino Varela se encargan cada uno de ellos de cinco parroquias y hay otros cinco que dirigen tres parroquias cada uno y otros 13 que se encargan de dos. En el Arciprestazgo del Umia donde se dan más casos de acumulación de parroquias en un solo sacerdote.

Fermín Santiago, párroco en Campo Lameiro

Compartir el artículo

stats